EL Observador

10:01 hrs. Martes 01 de septiembre de 2015 Roberto Silva Bijit

¿Termoeléctrica pretende acallar con dinero a las instituciones de Limache?

Muy compleja es la situación que están viviendo los habitantes de Limache, frente a la propuesta de instalación de una termoeléctrica por parte de la empresa israelita IC Power, ya que no tienen una orientación clara sobre lo que debieran hacer las autoridades de la comuna.

Al comienzo se informó de una futura termoeléctrica para Limache, frente a lo cual comenzaron a generarse una gran cantidad de rechazos desde distintos sectores de la comunidad, los cuales finalmente hicieron que el alcalde Daniel Morales y su Concejo Municipal rechazaran públicamente la instalación.

Esa señal fue muy bien recibida por la comunidad, que esperaba del municipio una clara toma de posición sobre el tema. Especialmente, teniendo en cuenta que el alcalde Germán Irarrázabal, de grande y visionario desempeño, se había opuesto a las termoeléctricas de Endesa y Colbún, las que finalmente se desplazaron hacia Quillota, donde no tuvieron respuestas negativas. Es más, partieron dos y ahora ya son cinco centrales.

La proyección de Limache como una ciudad agradable para vivir, sin industrias contaminantes, con muchos buenos lugares para desarrollos inmobiliarios para todos los niveles socioeconómicos, la dejó instalada Germán Irarrázabal en toda la región, y hasta hoy es una ventaja poderosa en la comparación con las demás comunas que integran la provincia de Marga Marga o la Provincia de Quillota.

Extrañamente, contraviniendo todo lo pensado y expresado con anterioridad, el municipio expuso ante el Concejo una carta de la empresa IC Power, donde señalaba que son tantas las instituciones que le han ido a pedir ayuda económica, que quieren hacer partícipe al municipio de esta situación y coordinar una especie de convenio para actuar en conjunto.

Por una parte gritaban no a la termoeléctrica, y por otra, iban a pedir una ayudita a quienes tenían un amplio rechazo de la comunidad. Esas instituciones están diciendo en forma indirecta que están de acuerdo con la instalación de la termoeléctrica, que se dejan ayudar y después ellos se dejarán instalar la planta industrial contaminante.

Curiosamente, el alcalde pide votar si debe estudiarse esta proposición de canje de ayuda económica por aceptación de la termoeléctrica. En otras palabras, si procede legalmente que la empresa acalle con dinero a las instituciones de la comuna. ¿O hay alguna empresa dispuesta a recibir la ayuda y después salir a la calle a rechazar a la termoeléctrica?

Los concejales Cynthia Marín Vera y Luis Bravo Lobos se opusieron a toda gestión a favor de la termoeléctrica, porque ellos siguen creyendo que la empresa no debe instalarse en la zona, porque "ninguna compensación va a cambiar los daños que esto causará a futuro", como dijo Bravo. Para Cynthia Marín el tema es claro: "No entiendo porqué no les hemos dicho que se vayan. Nosotros no queremos compensaciones"

Los otros cuatro concejales votaron a favor de estudiar un protocolo entre la empresa y el municipio, que solo puede contribuir a acelerar la instalación de la industria.

En verdad, lo que corresponde (y eso lo saben en el municipio) es determinar si la termoeléctrica israelita será contaminante para la agricultura y las personas, si le hará un daño a la comuna, si conviene o no que se instale en Limache.

Eso es lo que los habitantes de la comuna quieren saber de boca de sus autoridades, que para determinarlo tendrán que pagar alguna asesoría o estudio que revele esa verdad oculta.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.