Pequeña comerciante de San Felipe perdió cuatro dientes tras enredarse en malla instalada por construcción de ciclovías

Publicado el at 4:15 pm
3500 0

Adriana Córdova Espinoza dice que no tiene dinero para recuperar sus piezas dentales y empresa constructora se compromete a ayudarla

SAN FELIPE.- El pasado jueves 8 de febrero será un día que lamentablemente Adriana Córdova Espinoza nunca olvidará. Aunque analizó por varios días si hacía público su accidente, esta madre de 3 hijos, finalmente se convenció por contar la experiencia que vivió tras caer en calle Traslaviña, pleno centro de la ciudad.

Según recordó, iba caminando frente a la tienda “Creaciones Domi” y al momento de cruzar la calle, desde la acera poniente a la oriente, se enredó con una malla que estaba en el suelo y cayó pesadamente al suelo, azotando su cara contra el pavimento. Producto de este golpe terminó perdiendo cuatro piezas dentales y resultó con erosiones en una rodilla y lesiones en la muñeca derecha.

“Me enredé con una malla en el pantalón y me fui al suelo, esto fue en Prat con Traslaviña. Esto fue por los arreglos que están haciendo en la calle. Esa malla no debía estar en ese lugar ya que no estaban trabajando”, afirmó.

“Me golpeé la boca, la nariz, las manos y gracias a Dios que no tengo fracturas. Pero en la boca quedé sin algunos dientes, y lo peor es que aún no me pueden hacer ningún tratamiento hasta que se me desinflame. Pero en la muñeca y la rodilla tengo muchos dolores”, agregó la mujer, quien tiene pequeño negocio en la Villa Los Almendros de la comuna de Santa María.

Adriana Córdova relató que fueron unos transeúntes, quienes junto a una pareja de jóvenes haitianos, la ayudaron a levantarse del duro pavimento. Pero sus dolores eran tan grandes que no tuvo más opción que trasladarse hasta la Unidad de Urgencias del Hospital San Camilo para recibir atención.

Tras ser evaluada por el médico de turno, Adriana Córdova dijo que fue el propio doctor que la atendió quien la convenció para denunciar el accidente a Carabineros de la Segunda Comisaría “porque no podía ser posible que en la calle me pasara esto”, añadió.

Pero además concurrió hasta la misma Municipalidad a denunciar el grave accidente vivido, tras lo cual, fue llevada otra vez al hospital a constatar lesiones.

Por ahora, esta dueña de casa sanfelipeña solo espera que la empresa pague sus tratamientos médicos, ya que su familia no tiene los recursos para costear un tratamiento dental y tampoco un traumatólogo para su rodilla y muñeca.

“Yo no tengo plata para hacerme estos tratamientos, mi marido está inválido, si él trabajara sería muy distinto, pero vivo de una pensión y lo que me deja mi negocito que es muy chiquitito. Entonces yo no le puedo exigir a él que me mantenga, y con este golpe tuve que cerrar el negocio y pagarle a una niña para que me vaya a cuidar a mi marido. No me han dado ninguna otra respuesta”, sostuvo.

De hecho, el esposo de la mujer está postrado en cama pues hace un tiempo sufrió un grave accidente y producto de esos traumas resultó con fractura rotuliana, pero además perdió la vista completamente.

RESPUESTA DE AGORA

Consultada por “El Observador”, desde la empresa Agora, Omar Contreras, jefe del proyecto de las ciclovías, sostuvo que “desgraciadamente ocurrió este hecho, nosotros estábamos con el tránsito vehicular suspendido en la calle Traslaviña entre Prat y Santo Domingo. Estábamos efectuando trabajos en la acera del lado oriente y la poniente estaba habilitada con tránsito normal”.

El representante de Agora manifestó que como firma le propusieron a la dueña de casa sanfelipeña dos soluciones: “una que podíamos hacer válidos los seguros, y la otra que podíamos llegar a un acuerdo rápidamente, porque el tema de los seguros es mucho más engorroso y largo”.

En este sentido, dijo que “estamos a la espera del presupuesto (fue atendida el 16 de febrero  por un dentista) pero el profesional no pudo entregar un presupuesto porque, al mantener inflamada la zona golpeada, no pudo sacarle radiografías”, dijo.

 

Comentarios