Joven organizó la plantación de 70 árboles en cerro que se quemó en Limache

Joven organizó la plantación de 70 árboles en cerro que se quemó en Limache

2431 0

 

MI BUENA NOTICIA

Omar Cataldo consiguió árboles y voluntarios para devolverle el verde al cerro La Huinca

LIMACHE.- Omar Cataldo Ruiz tiene 21 años y es estudiante de Geografía en la Católica de Valparaíso. Originario de Puerto Montt, pero avecindado en la comuna hace ya 14 años, la siente como propia y por eso la defiende y la cuida.

Desde niño le gustó la naturaleza y más tarde ese interés se plasmó en la elección de su carrera y también, en su incorporación a la agrupación Valle Consciente, a través de la cual canalizó su convicción ambientalista.

a recuperar la huinca en limache
Distintas personas, entre niños y adultos, participaron de esta actividad. Foto: ValleConscienteLimache

“Todo fue un proceso continuo, desde mi interés por la naturaleza, de ahí a la Geografía y después entré a Valle Consciente, fue un proceso fluido”, explica.

Pero Omar no es de los que se queda solo en palabras, pues el domingo 10 de septiembre logró materializar -junto con un grupo de personas que lo apoyaron- una iniciativa para reforestar el cerro La Huinca, afectado en febrero de este año por un incendio forestal.

Tras ver el cerro en llamas, Omar conversó con dos amigas, la geógrafa Camila Maturana y la estudiante de ecoturismo Priscila Roa, ambas del sector Quinta El Palacio, con quienes conformó un equipo y se dieron a la tarea de organizar una jornada de reforestación, que contó el apoyo de Valle Consciente en el aspecto logístico y de difusión para la actividad.

“Nos conseguimos sesenta árboles nativos con Conaf y otros 10 los aportaron los voluntarios que asistieron. Conaf nos dio 20 peumos, 20 molles, 10 huinganes y 10 quillayes, que se sumaron a belloto del norte, quebrachos y otras especies que llevaron los voluntarios”, recuerda Omar.

El cerro quedó afectado por los incendios forestales en febrero de este año. Foto: ValleConscienteLimache

Llegó gente adulta y hasta niños de 6 años, en total 25 personas. Esto es un logro porque desde que vimos quemarse el cerro sentimos la necesidad de generar una acción para recuperar todo lo que él nos da. Lograr llevar a cabo esta idea fue muy gratificante para todos nosotros”, explica.

Por lo pronto, la idea de replicar esta actividad está supeditada más bien a factores naturales, pues para plantar ciertas especies se requieren ciertas condiciones ambientales específicas.

“Agradezco a quienes asistieron y llevaron árboles, porque se generó una relación muy especial y más arraigo con el cerro y una complicidad sentimental con la acción”, concluye Omar con satisfacción.

Comentarios