A 13 días de la elección nadie tiene claridad de los resultados

Publicado el at 12:45 pm
4813 0

Por Roberto Silva Bijit,
Fundador de El Observador


Si cuando faltan 13 días se hace casi imposible hacer un diagnóstico de lo que va a ocurrir, significa que hay una gigantesca incertidumbre rondando a Chile.

Siguiendo el ritmo de las también inciertas encuestas, el domingo 21 puede pasar cualquier cosa, porque hay entre un 25% y un 30% que no sabe por quién votará. Ese grupo puede cambiar los resultados definitivamente.

Por ahora lo que se sabe es que Kast ha crecido muchísimo, que Boric se ha desfondado y que Provoste y Sichel también podrían tener opciones de llegar a segunda vuelta. En todo caso, la carrera es entre los cuatro.

Kast se disparó apoyado en la claridad de sus exposiciones en cada foro y en la violencia armada que viene del sur, que lo único que hace es fortalecerlo. Kast no les cambia una coma a sus discursos y mantiene una línea firme que en momentos revueltos cobra fuerza.

Boric estaba en la punta y ahora viene en bajada, en medio de este ambiente “líquido” como repiten los analistas políticos. Los errores con los números, la postergación de la presentación del programa hasta no complementarlo con el PC, además de que haya trascendido que cuando estaba en primer año de derecho, a los 19 años, fue sorprendido robando en un supermercado, lo viene complicando.

Provoste representa a la centro-izquierda y en medio del avance de los dos candidatos de los extremos, podría recobrar energías y hasta llegar a la segunda vuelta. Hay quienes todavía sueñan con los acuerdos y el orden de los tiempos de la Concertación, además que Chile -lo ha demostrado- cuando va a las urnas se inclina hacia el centro.

Sichel tampoco está completamente perdido, como algunos lo han querido mostrar. Representa la centro-derecha y tiene muchos adeptos en el mundo independiente. Muchos indecisos lo van a preferir en vez de los otros tres candidatos. Habrá una disputa en el centro entre Provoste y Sichel, que no parece, pero que se dará.

Enríquez-Ominami habla en forma inteligente y propone cosas que podrían ser muy interesantes, pero le falta una plataforma mayor que lo sostenga para poder proyectarlo.

Parisi es un chiste. Puede que saque votos, y no pocos, pero seguirá siendo un chiste. Tal vez no pueda ni llegar a la elección porque lo podrían tomar detenido en el aeropuerto, tal vez no quiera regresar de su exilio, tal vez no esté ni ahí con la política. Lo único seguro es que muchos votarán por él (¿?).

Artés es un caballero antiguo con ideas antiguas que marca muy poco, pero tiene una presencia a la izquierda de la izquierda que lo hace pintoresco en el paisaje político nacional.

En resumen, todo está confuso y puede pasar cualquier cosa porque los votos se repartirán mucho. Seguramente tendremos una alta e irresponsable abstención. Seguramente habrá sorpresas porque los electores tapados todavía no se expresan y saldrán ese domingo a cambiar las cifras. La edad será un factor, los jóvenes por la refundación y los mayorcitos por reformas. Nada es seguro.

Invitación: vaya el domingo 21 a votar. Se necesita una mayoría importante para que los resultados formen parte de esa mayoría. En primera vuelta vote por el que más le guste, en segunda vuelta vote por el menos malo, (el que le dé menos miedo) pero vote, por favor vaya a votar, la esencia de la democracia -y también de su sana conservación- son las elecciones.

Comentarios