A medida que aumentan los contagios, parece que volverán las cuarentenas

Publicado el at 18/01/2022
10696 0

Por Roberto Silva Bijit

Fundador de “El Observador”

Hay mucha confusión en el ambiente. Los expertos, los infectólogos, los especialistas, los veteranos del Covid que saben qué es lo que hay que hacer, están con muchas dudas.
La situación es crítica. Estamos con 8 mil casos de contagios al día. Cuando partimos con el drama, en junio de 2020 teníamos 7 mil casos diarios. Si la cifra llega a 10 mil como anuncian algunos, o incluso a 15 mil diarios, será muy difícil impedir que volvamos a una cuarentena.
Porque hay que entender que todos los esfuerzos van por el mismo lado: evitar que se repitan las cuarentenas.
El Gobierno ha declarado públicamente que descarta nuevas cuarentenas, incluso Piñera se atrevió a decir (con poca prudencia una vez más) que la emergencia sanitaria “ya pasó”. Una mala respuesta, en vez de pedir que sigamos haciendo esfuerzos colectivos por evitar el crecimiento del contagio.
El mundo entero está complicado. El contagio crece y no lo pueden detener. Estudian nuevas formas de enfrentarlo sin las cuarentenas, pero todos saben que esa es una forma efectiva –y ya probada- con la que se pueden frenar los contagios.
El secretario nacional del Colegio Médico, con más cautela explica que las medidas deben ir ajustándose a la realidad epidemiológica y se pregunta: “¿Son descartables las cuarentenas? Es imposible decirlo, no podemos descartarlas a priori. ¿Tenemos la posibilidad de evitar llegar a ese escenario? Yo creo que podemos hacerlo”.
Las vacunas han sido fundamentales y creemos que esa ha sido la fortaleza de Chile, pero el panorama está cambiando y cuando cambia, se nota en los hospitales y centros de salud, donde cada día se atiende a más casos y más complicados. Si bien es cierto que la nueva variante Ómicron es más suave, no por eso podemos descartar el ataque a los no vacunados o a los que tienen enfermedades prexistentes, que complicarán el cuadro.
¿Qué estamos haciendo mal?
Nos estamos relajando, nosotros y los fiscalizadores. ¿Tiene el pase de movilidad?, preguntan y al más leve sí te hacen pasar, sin que uno lo muestre. Hay lugares donde lo piden y no controlan que el nombre corresponda al que lo porta. En muchos lugares no piden nada de nada. Ese relajo es malo. La bajada de la mascarilla es otro. También que la mascarilla que hemos usado hasta ahora parece ser que no es tan eficiente para el nuevo bicho, por lo tanto, hay que hacer algunos cambios.
La gente se junta en grandes cantidades en la playa, en los parques, en las piscinas, en los interiores y hasta en los exteriores de los restaurantes. Todo lo hacen como si nada, como si la mascarilla fuera un adorno, parte de nuestra vestimenta y no un fiel ayudante para no contaminarnos.
El famoso doctor Luis Castillo, con recorrido en epidemias y especialmente en Covid dice claramente: “no es descartable nada, porque lo que hemos visto en otros países es que elementos de restricción como las cuarentenas son factibles cuando se está en un umbral crítico de hospitalización, que pueda ser peligroso para la viabilidad del cuidado de los enfermos. Yo no descarto nada, pero creo que es poco probable aplicarlas”.
Estamos en un dilema que será complejo resolver. Si el virus avanza: cuarentena. Si hay cuarentena: otros problemas afectarán a nuestra sociedad. Por ahora lo único responsable es seguir cuidándonos y no salir de la casa más que para lo estrictamente necesario.

Comentarios