Club de Rayuela de Villa Alemana busca apoyos para reconstruir su sede 

Publicado el at 22/10/2021
5172 0

Los dirigentes del club “Manuel Moya Vílchez”  además de volver a levantar su sede esperan implementar una escuela de rayuela que permita sacar nuevos talentos para este deporte tradicional

VILLA ALEMANA.– Uno de los clubes de Rayuela más emblemáticos de la comuna de Villa Alemana este 2021 cumplió 50 años, sin embargo, no los ha podido celebrar de la mejor manera, ya que hace unos meses por disputas internas perdieron su sede, la cual fue demolida sin el consentimiento de los socios, por ello, buscan los apoyos necesarios que les permitan levantar la sede nuevamente y reiniciar sus actividades deportivas y sociales.

Félix Osorio, representante del Club de Rayuela “Moya” como se le conoce popularmente comentó que producto de la arbitraria decisión, “ahora no tenemos ni siquiera baños, por lo que no podemos realizar ninguna actividad como las competiciones, porque es una exigencia mínima para realizar un campeonato”.

Agregó que  “El Moya fue uno de los mejores clubes de la región y por eso ahora da pena ver las condiciones en que estamos, sin sede y sin poder funcionar. Por ello, queremos levantarnos de nuevo, porque la idea es que este espacio pueda ser utilizado por los vecinos y vecinas, además queremos motivar a las nuevas generaciones y por eso esperamos formar una escuela de rayuela para sacar a nuevos rayueleros, porque este es un deporte sano, de mucho respeto, no hay peleas, eso es lo lindo de este deporte y por eso no quiero dejar morir esta disciplina acá en la comuna”.

“UNA TRADICIÓN QUE NO PODEMOS PERDER”

En 1971, Sergio Henríquez, fue parte de los fundadores del Club de Rayuela “Manuel Moya Vílchez” y al igual que el resto de los socios lamenta las condiciones en que se encuentra el club en la actualidad y considera que se debe trabajar con todo porque esta es una tradición que no se puede perder. Ahora con  81 años, cuanta que empezó a jugar a la rayuela a los 10 años en la cancha que su propio papá les instaló en su casa.

“A pesar de mi edad, ser operado del corazón y de la cadera aún sigo jugando, si bien ahora lo hago con tejos de menor peso (1 kilo 400 gramos) y por mi edad estoy tirando desde los 12, este es un deporte que no se puede dejar. Además, que la rayuela me ha permitido estar en casi todo Chile jugando, sin duda, es un deporte precioso, de familia, en la rayuela no hay enemigos, uno llega a los clubes y se encuentra con puros amigos yo los consideró mis familiares”.

Otro de los hechos históricos que recuerda Sergio Henríquez y del cual fue parte en su etapa de jugador, fue cuando todos los clubes de Quilpué y Villa Alemana pertenecían a la Asociación de Rayuela, la cual en 1956, fue parte de la conformación de los reglamentos de este deporte a nivel nacional.

Al respecto recordó que “estuvimos cerca de 3 días discutiendo las reglas, los metros de lanzamiento, los puntos, los tejos que utilizaríamos y fue ese aspecto en el cual perdimos, ya que antes se jugaba con tejos planos que eran los que se usaban principalmente en la zona norte y acá en Valparaíso, sin embargo nos ganó Santiago quienes jugaban con tejos largos, que es el que se usa hasta la actualidad, de hecho para mí fue difícil acostumbrarme al cambio, porque yo jugaba con tejos de 1 kilo, pero al ser largo, la posición de la mano y el lanzamiento cambiaban, así que había que adaptarse”.

En tanto, Héctor Maldonado quién también integra el club desde su fundación señaló que “es importante recuperar estos espacios, yo aún sigo jugando y antiguamente me preocupaba de la cancha y para ello íbamos hasta el estero Marga Marga, cerca del hospital de Peñablanca donde encontramos arcilla negra, pues esa es la mejor para que las canchas sean duraderas, además de otros secretos como agregarle sal por ejemplo, que esperamos traspasar a las nuevas generaciones que sigan disfrutando de lo hermoso de la rayuela”, aseguró.

Comentarios