Para bailar un tango presidencial se necesitan tres

Publicado el at 24/11/2021
1965 0

Por Roberto Gormaz Araya, economista y docente de la Escuela de Ingeniería y Negocios de la Universidad Viña del Mar

OPINIÓN.- La primera vuelta ha terminado y los resultados son la muestra empírica del descontento social, de un padrón de 15.030.974 ciudadanos habilitados para votar se presentaron 7.115.590, es decir un 47,3% de participación, por lo tanto, es válido preguntarnos… ¿Por qué?”.

Porque a mi juicio “se necesitan dos para bailar un tango”.  Por un lado, tenemos a José Antonio Kast, con una “doctrina de shock”, la cual tal como planteo el premio nobel de Economía, Milton Friedman, consta de tres partes. La primera de ella, “crear una idea de problema”, en este caso tenemos conceptos como los de proteger la libertad, la familia, Chile. Segundo, “posicionarse como la solución a estos problemas”, entregando una visión nacionalista de las políticas exteriores, entablando preceptos antiguos como “la familia”, mostrando “mano dura” frente a problemáticas no resueltas como es el conflicto en la Araucanía y el narcotráfico. Y, tercero “eliminar libertades, con el propósito de dar solución a estos problemas”.

Eliminar FLACSO, el Instituto de Derechos Humanos, perseguir movimientos de “extrema izquierda”, disminuir fuertemente los impuestos, etc., son las medidas presentadas por el candidato, las que serían imposibles de realizar en periodos de estabilidad social, pero son una “opción viable” en momentos de inseguridad.

Roberto Gormaz Araya, economista y académico de la Escuela de Ingeniería y Negocios de la Universidad Viña del Mar (UVM).

Ahora, la otra pareja de baile es Gabriel Boric, un individuo que lucha por todos los ideales representados en las protestas del octubre del 2019, pero que sin embargo no logra convocar electores. Y en este sentido, cabe preguntar ¿por qué sucede este fenómeno? Las razones son simples: asumieron que el 80% que voto “apruebo” en el plebiscito eran representantes de la izquierda y no demócratas con intención de refundar el país. Dos: minimizaron la violencia generada en el estallido social frente a las PYMES y a los consecutivos desordenes de viernes por la tarde en Santiago Centro.

Tercero: Nunca lograron comunicar coherentemente su política económica, por el contrario, se transformó en su talón de Aquiles. Cuarto: Abiertamente expusieron un plan de gobierno tan amplio, que proponían 8 años para su pleno funcionamiento, en otras palabras, ellos mismo decían que era imposible de cumplirlo en su periodo presidencial y que dependían de factores externos.

Entonces, ¿ahora qué? Como suele pasar en una fiesta, a veces quieres bailar con alguien más y es ahí donde entra quien cambio para siempre la forma de hacer campaña en Chile, Franco Parisi y el Partido de la gente (PDG), quien sin poner un pie en el país logró una tercera mayoría nacional, superando a Gabriel Boric en varias regiones, obteniendo el 12,80% de los votos, ahora, la pregunta es, ¿Cómo harán ambos candidatos para conseguir estos votos? La respuesta no es nada sencilla, para Kast la solución será moderarse en lo que respecta a derechos sociales como salud y educación, realizar fuertes cambios al modelo de pensiones y no limitar ni retroceder en libertades individuales tales como el matrimonio gay o aborto. Para Gabriel Boric, es mucho más complejo, ya que deberá aterrizar y flexibilizar su programa económico, el cual pretender “terminar con el modelo neoliberal” y que ha sido fuertemente influido por el partido comunista, quienes en reiteradas ocasiones han “exigido se cumpla al pie de la letra”, por lo tanto, la pregunta que se deben hacer ahora los candidatos es ¿cómo hacer que Parisi baile conmigo?

Comentarios