“Antares”: el macabro caso de la región que estuvo en los top de Netflix

Publicado el at 06/05/2024
166 0

La historia de la secta que realizó el sacrificio de un recién nacido en Colliguay, Quilpué, estremece hoy al mundo en un documental por la plataforma streaming

TENDENCIAS.- Un macabro asesinato realizado de manera ritual a fines del año 2012, en una parcela enclavada entre los cerros del sector rural de Colliguay en la comuna de Quilpué, hoy está estremeciendo al mundo a través de un documental que fue lanzado a través de la plataforma streaming de Netflix.

El documental lleva por nombre “Antares de la Luz” y da alusión a Ramón Castillo, líder de una secta religiosa, quien adoptó el nombre de Antares frente a sus seguidores, un grupo de chilenos de la clase acomodada, que desde el año 2009 lo veían como la mismísima encarnación del “Ser Supremo”.

Las actividades habituales de la agrupación incluían, relaciones sexuales de Antares con las mujeres del grupo,  sacrificios de animales y consumo de ayahuasca, brebaje que se usa en rituales de curanderos chamánicos en países del cono sur.

Crimen sin precedentes

El macabro crimen comenzó a investigarse gracias a una denuncia anónima ocurrida a inicios de 2013, que llevó al entonces fiscal de Quilpué, Juan Emilio Gatica, a trasladarse  hasta la parcela Los Culenes de Colliguay, donde encontraron restos de un recién nacido y los indicios de una muerte sin precedentes en Chile.

La investigación comprobó que el lactante, de apenas dos días de nacido e hijo de la pareja de Castillo, Natalia Guerra, había sido lanzado vivo a la hoguera que la secta preparó para un “sacrificio de fin del mundo”, pues consideraban al bebé como la encarnación del demonio. 

Tras el ritual homicida, los integrantes de la secta esperaron el fin del mundo, pero como esto no ocurrió, la agrupación comenzó a desmoronarse y Antares se quedó con unos cuantos seguidores, entre ellos su pareja. Más tarde, cuando se descubrió el macabro hecho, el líder de la secta huyó al Perú y su cuerpo fue encontrado a inicios de mayo, en una casona abandonada conocida como la “casa embrujada del Cusco”: se había quitado la vida.

Durante la investigación que duró unos cuatro años, solo Pablo Undurraga, el segundo al mando de la organización y principal colaborador del crimen y Natalia Guerra, cumplieron una pena efectiva de cárcel de cinco años y un día, por el homicidio calificado y el parricidio, respectivamente. El resto recibió penas menores y alcanzó medidas cautelares menos graves, por lo que pudieron continuar con sus vidas, aunque varios de ellos tuvieron que recibir terapia y fármacos, para poder seguir adelante.

Netflix y uno de sus protagonistas

A 12 años de los hechos, este insólito y mediático episodio de la historia policial de Chile volvió a refrescar la memoria del país y llega al mundo del streaming gracias al nuevo documental de Netflix, plataforma en la que estuvo en los top 10 del país.

Bajo la dirección de Santiago Correa y la producción del grupo  Fábula, el documental “Antares de la Luz: la secta del fin del mundo“, es una nueva apuesta del género del true crimen por parte del gigante Netflix, con diversos testimonios de quienes participaron de las distintas aristas de la investigación y personas relacionadas a la historia.

En el documental existe una voz que narra la mayoría de los hechos y quien fue protagonista y mano derecha de Antares. Se trata de Pablo Undurraga, quien tras pasar un tiempo tras las rejas hoy goza de libertad  hoy en libertad y dentro de su relato comienza contando cómo fue su vida privad de libertad cuando cumplía condena.

“A mí me quería matar toda la población penal y la mitad de los gendarmes”, relató Undurraga en los primeros minutos del documental, comparando estos hechos con los vividos  cuando estuvo preso dentro de la potente ideología de la secta.

“Ninguna sensación de peligro se sentía más peligrosa que las incontables instancias de peligro en las cuales estuve dentro de la secta. Nada de la intensidad de estar preso le llegaba a los talones a la intensidad de estar esclavizado dentro de una secta”,  detalla Undurraga, dando inicio así a la cinta producida por Pablo y Juan de Dios Larraín.

Revisa el tráiler de esta producción que puedes ver en Netflix: 

 

Comentarios