Las actuaciones de “Mejor Niñez” del gobierno nos hacen pensar que son “Peor Niñez”

Publicado el at 03/06/2024
213 0
Por Roberto Silva Bijit
Fundador Diario “El Observador”

Después de todo lo que pasó con el Sename, el gobierno de Piñera creó “Mejor Niñez”, una institución que se suponía iba a corregir todos los problemas anteriores, sin embargo, ha ocurrido lo contrario: se han transformado en “Peor Niñez”.

Lo que queda claro es que el Servicio de Protección de la Infancia atraviesa por una profunda crisis. En Chile hay 4.700 menores vulnerados que son acogidos en hogares del Estado y en instituciones colaboradoras del Estado. Es decir, un grupo de privados que reciben subvención del Estado para administrar un hogar de niños o niñas. Cuarenta y tres de esos hogares están cerrados o a punto de cerrar en el último año.

El caso más cercano es el Hogar Campo “Los Espinos”, que funciona en San Pedro en Quillota y que tiene una excelente trayectoria al servicio de los niños, ya que vienen trabajando desde hace 33 años en dar una mejor calidad de vida a muchos menores abandonados.

Por diversas razones, ahora el servicio “Mejor Niñez” persigue al Hogar Campo “Los Espinos”. Les comunicó en forma unilateral que terminará con la subvención para los 22 niños que atienden. Nadie entiende nada. Torpezas de funcionarios han llevado a una verdadera persecución en contra de una institución modelo en este tipo de establecimientos.

En años anteriores ya han cerrado muchos hogares. La cantidad de niños y niñas del Refugio de Cristo ha disminuido por culpa del mal sistema de administración que mantiene “Mejor Niñez”.

No han podido entender algo fundamental, que lo han repetido hasta la saciedad los expertos. No se puede mezclar en un hogar de protección simple a niños vulnerados con niños con antecedentes delictuales. Cada vez que el Estado obliga a un hogar a mezclar niños con y sin antecedentes policiales, la situación hace crisis. El niño con antecedentes les enseña a robar a los otros niños, los hace pensar en escapar, los lleva a destruir su propio hogar, quebrando vidrios, rompiendo puertas, y lo que es peor, agrediendo a los tíos que los cuidan. Un desastre incontrolable, que termina con un hogar inmanejable.

El diario “La Tercera” publicó el domingo un reportaje en el que describe la crisis nacional de la institución que reemplazó al Sename. Es un relato desgarrador, porque demuestra que las vidas de los menores han ido empeorando y que cada vez el Estado irá contando con menos colaboradores, que entienden que no hay espacio para esta compleja tarea. Cuenta que un niño de 15 años, que lo sacaron de un hogar en Limache por agredir a funcionarios, llegó a la fuerza a la residencia de la Fundación María de la Luz de San Felipe, donde reconoció que cometía delitos desde los 8 años. Por supuesto, generó una gran crisis. El diario también cuenta que está en proceso de cierre el hogar Arturo Prat en Valparaíso, la residencia de Aldeas SOS y el hogar Cumbres, ambos de Quilpué. A ellos hay que sumar “Los Espinos” de Quillota.

    Los hogares están colapsados. El personal de trato directo (los tíos) sufre ataques con cuchillo y actos violentos ante los cuales no pueden hacer nada. No hay asistencia mental para niños en el país. Ni siquiera pueden los hogares conseguir diagnósticos de siquiatras infantiles en los hospitales, y si lo consiguen, ya es tarde para la situación interna del hogar. Los programas especiales no funcionan porque no tienen respaldo del sistema.

No se trata del actual gobierno, esta crisis ya tiene 20 años y ha sido advertida por gente de la Unicef, por docentes universitarios y por jueces, que han hecho una pésima evaluación de la forma en que el Estado de Chile protege a los menores vulnerados.

Pero el Hogar Campo “Los Espinos” no se rendirá tan fácilmente, porque tiene una tarea ejemplar realizada por tres décadas y ha recurrido a la justicia para obligar a que los funcionarios de “Mejor Niñez”, les puedan dar a los menores una niñez mejor.

Imagen Redes Sociales

Comentarios