Todo lo que pasa detrás de nuestras noticias. La historia de Eduardo Fuentes de La Red

Publicado el at 11:28 am
4932 0

 

Por Roberto Silva Bijit
Fundador Diario “El Observador”

El lunes en la mañana recibí un whatsapp del mismísimo Eduardo Fuentes de La Red. Lo he visto mil veces en la tele pero nunca tuve un contacto directo y tampoco lo conozco en persona. El mensaje decía que era Eduardo Fuentes y me contaba que con su esposa habían viajado a Viña del Mar el fin de semana, y que como cada vez que vienen, habían comprado “El Observador” para enterarse de tantas noticias diferentes. Leyó un reportaje sobre un bingo solidario para una folklorista en Limache y quiso contactarse con ella para ofrecer su participación.

Le envié el contacto. Se trata de otro folklorista limachino, Luis Herrera, que ha estado organizando el bingo. Además, aproveché de contarle que había salido en la portada del diario hace unos días, como animador del programa “Comunidad Cobre” que realizó la Fundición Chagres de Catemu y le adjunté la imagen de esa primera plana. Me contestó con un audio en el que decía que se sentía importante por haber salido en la portada… y con su típico buen humor, agregó que sólo le faltaba salir en el puzzle. Le contesté que lo llevaríamos también ahí.

Como muy bien lo saben nuestros lectores, constantemente estamos publicando informaciones sobre eventos solidarios para ayudar a personas que no pueden costear una operación, un remedio o un tratamiento. En el fondo, estamos fortaleciendo nuestras comunidades al hacer que mucha gente piense en los demás, que corran la frontera de la puerta de la casa sobre sus preocupaciones, que cada habitante de una ciudad sienta que en la adversidad no está solo y que puede recibir ayuda, que hay más gente más allá de sus círculos cercanos de afecto y amor.

Esa misión la viene cumpliendo el diario desde su fundación, convencidos de que, más allá de formar opinión, queremos también contribuir a formar buenos ciudadanos, interesados en lo que ocurre en la ciudad.

Eduardo Fuentes leyó el diario y actuó como buen vecino. Sintió que podía ser solidario con esa folklorista que había conocido en la Fiesta del Tomate, que él animó en su tiempo. Se acordó del cáncer de su mamá, donde tanta gente lo ayudó en eventos solidarios para beneficiarla a ella, “entonces, al ver que yo era parte de los beneficiados, me dije que debía devolverle esto a la vida”, como cuenta en la entrevista que publicamos en página 4, y decidió comprometerse para venir mañana a las tres de la tarde al Liceo de Limache, para animar el bingo en ayuda de Karen Ayala.

No era solo de pantalla, como muchas veces pasa con los rostros de la tele, era de verdad nuestro Eduardo Fuentes, de verdad su risa y su comprometido corazón con las causas nobles.

Y es la historia que siempre hay detrás de cada noticia, de cada foto, de cada reportaje. Siempre pasan cosas, muchas de las cuales nunca sabremos, pero escribirlas y repartirlas es nuestra misión, que nos permite abrir corazones, brindar apoyos y sentirnos felices con el periodismo local que estamos haciendo.

Gracias una vez más a tantas personas que se pusieron en movimiento a partir de una de nuestras informaciones.

 

 

Imagen Redes Sociales

Comentarios