¿Cómo afectó la pandemia el desarrollo del lenguaje de los niños? Experto entrega algunas claves

Publicado el at 9:03 am
8646 0

El jefe de carrera de Fonoaudiología de la Universidad Santo Tomás Sede Viña del Mar, Jorge Valdés explicó en “Entrevistas El Observador” cómo ha impactado los sucesivos encierros y el uso de mascarillas en el desarrollo del lenguaje en la infancia

Los efectos de la pandemia se han visto reflejados en distintos ámbitos del quehacer cotidiano y uno de los menos visibilizados, pero no menos relevante es cómo la falta de interacción social y el uso constante de mascarillas ha dificultado el desarrollo del lenguaje en las nuevas generaciones.

Y no sólo eso. Para el  jefe de carrera de Fonoaudiología de la Universidad Santo Tomás Sede Viña del Mar, Jorge Valdés, la situación es bastante seria. Así lo señaló en “Entrevistas El Observador”, donde profundizó en las consecuencias que han tenido las restricciones sanitarias en la infancia, sobre todo, en lo social, emocional y el lenguaje.

El principal problema ha sido la falta de interacción social con sus pares. Los niños que están en etapa pre-escolar o escolar –de dos años en adelante- se nutren muchísimo en su desarrollo lingüístico y cognitivo de la interacción social con sus pares, no solamente con sus padres o adultos. Además, los niveles de estrés que experimentamos los adultos se les fue traspasando a los niños en la forma de interactuar”, aseguró el experto.

En ese sentido, uno de los principales problemas que puntualizó Valdés fue que a pesar que muchos padres se encontraban con modalidad de teletrabajo, es decir, podían estar junto a sus hijos, el tiempo que tenían no era mucho, debido a las obligaciones laborales y domésticas. “Por lo tanto, todas las interacciones sociales descritas como típicas del lenguaje están siendo afectadas en esta pandemia, en todo sentido. Se han afectado habilidades semánticas, cognitivas. Elementos básicos como saber cuándo hablar, cuándo esperar, cuándo preguntar, entre otras. El bienestar comunicativo de nuestros niños está muy afectado por lo que está pasando”, añadió el académico.

Incluso, el profesional fue más allá y explicó que toda interacción social, desde las más tempranas entre madre/bebé, van forjando las habilidades comunicativas en los seres humanos, ya que no sólo nos hacemos entender con palabras. “A través de las miradas, los cambios de entonación en las voz, las expresiones faciales, los niños se van adaptando a la comunicación, pero eso se da porque hay un cara a cara, el niño puede ver e imitar eso. El uso de mascarillas y las distancias físicas alteran estos procesos”.

En esa línea, el jefe de carrera de Fonoaudiología UST Sede Viña del Mar, destacó la importancia de relacionar a la infancia con sus pares. “No es lo mismo compartir con los padres, que la mayoría del tiempo están en un proceso instruccional o de protección, a compartir con tus pares, que te muestran otras cosas, comparten contigo otras cosas, enseña habilidades sociales. Por ejemplo, esperar turnos, compartir, aprender a manejar la frustración”, añadió el profesional UST.

Todas estas habilidades se han visto alteradas y así lo demuestran algunos estudios preliminares. “Hay algunos informes del Centro de Estudios y Encuestas Longitudinales, de la Universidad Católica de Chile, que comparan cómo se comportaron los niños en 2020 en relación a las mismas características en el 2017 y se detectaron rezagos en el vocabulario, en el desarrollo general y en aspectos socio-emocionales bastante importantes”, comentó Valdés.

Una de las razones que el experto detalló para estos retrocesos fue la cantidad de tiempo que niños y niñas han pasado solos y frente a las pantallas, lo que les resta movilidad y capacidades de interacción. Y, por lo mismo, Valdés sugirió algunas medidas para que las familias acompañen el proceso de sus hijos e ir mitigando los efectos adversos que ha tenido el encierro en su desarrollo integral.

“Primero, ver cómo está uno, como padre. Para relacionarse con los niños uno tiene que estar tranquilo consigo mismo, porque si no, los puedes desregular mucho más. Segundo, tratar de establecer –al menos- una interacción exclusiva con tus hijos a diario, aunque signifique su tiempo, cuando tienes más de uno, pero va a valer la pena. Dejar los celulares de lado, por ejemplo, en la mesa, que son los espacios de interacción familiar y que cada vez son más pocos, por lo que hay que nutrirlos, que sean cara a cara”.

Y el experto UST agregó: “Yo nunca sugiero estrategias tan técnicas, pero llamo a utilizar las instancias habituales que tienes con los niños para generar interacción. El baño antes de dormir o la canción o un cuento, el almuerzo, la cena. Los espacios que son naturales de interacción ocúpalos para conversar de manera tranquila, sin distracciones, ojalá sin pantallas, cara a cara. Y si detectas que no hay interés de conversar o que hay dificultades para entender lo que quieren decir, lo mejor es consultar un profesional, en este caso, los fonoaudiólogos”.

A continuación, compartimos el video de la entrevista completa:

Comentarios