Cinco personas viven hoy gracias a la querida “Chica Paty”

Publicado el at 02/01/2024
1077 0

Joven calerana que estuvo muchos años en situación de calle falleció sorpresivamente y su familia donó sus órganos.

LA CALERA.- Una emotiva y masiva despedida tuvo Cesia Figueroa Astudillo, una joven mujer que durante muchos años vivió en situación de calle en La Calera y que falleció el pasado jueves. Más conocida en la comunidad como “Chica Paty” o simplemente “Paty”, tenía 37 años y un largo historial de situación de calle. Su familia la componían su madre, quien también estaba en la misma situación, y una hija.

Durante muchos años deambuló por el centro de La Calera vendiendo parches “curitas” y otros artículos para tener dinero. Desde hace algunos años era pareja de Rodrigo Allaire, otro conocido calerano que también vivía en situación de calle y que poco a poco comenzó a salir de esa realidad. El amor y los deseos de superación de su pareja hicieron que “Paty” se enfocara en salir adelante y junto a Rodrigo se dedicó varios años a cuidar autos en calle Prat con Diego Lillo. Ahí se hicieron conocidos por su buena disposición, respeto y responsabilidad, aunque la llegada de los parquímetros había limitado su trabajo. Sin embargo, los sábados, cuando los parquímetros no funcionan, ambos volvían a la calle Prat para cuidar vehículos a cambio de una propina.

Ambos eran parte del Programa Calle de la Municipalidad de La Calera y habían logrado -como pareja- varias cosas. “Habían salido de la situación de calle, arrendaban una casa y Rodrigo gracias a su trabajo estable, estaba reuniendo dinero en su libreta de la vivienda, para tener pronto su casa propia”, comenta Giancarlos Leiva, director del Programa Calle.

Problemas de salud

La vida parecía sonreírle a la “Chica Paty”, sin embargo, la salud comenzó a jugarle una mala pasada. Hace un tiempo Cesia Figueroa había tenido algunos problemas de salud, los que habían sido detectados por el acompañamiento de profesionales que realiza el Programa Calle. El pasado fin de semana, al llegar a su hogar, Rodrigo Allaire encontró a Cesia desmayada. Días anteriores también había sufrido de desmayos, pero esta vez no volvía en sí.

Fue traslada al Hospital Biprovincial de Quillota, donde se determinó que la conocida calerana había sufrido un accidente cerebrovascular hemorrágico. El cuadro no era alentador y durante varios días el personal de salud del Hospital hizo lo posible esperando una mejoría. Lamentablemente, esa mejoría no llegó y Cesia Figueroa falleció el jueves.

Donó sus órganos

La tristeza de Rodrigo Allaire y su familia dio paso a una historia de esperanza y emoción, ya que “Paty” era donante de órganos, por lo que su familia respetó ese deseo y se hizo el procedimiento correspondiente. Se dice que Cesia Figueroa ayudó a cinco personas, que van a seguir teniendo una mejor vida gracias a ella. Un gesto que ratifica cómo fue “Paty” en su vida, pues sus compañeros de la calle y del programa municipal la recuerdan como una persona muy solidaria, que siempre estuvo a disposición del otro pese a las dificultades que le tocó afrontar en su vida, siendo muy querida y muy conocida por todos.

Ese cariño se confirmó en su hogar de calle Pedro de Valdivia, en el sector de Maestranza, donde fue velada y hasta donde llegó un gran número de personas, y también el pasado viernes cuando el cortejo fúnebre hizo un recorrido por calle Prat –que fue adornada con globos blancos-, donde durante tanto tiempo deambuló primero y trabajó después. Los locatarios del sector salieron a despedirla y a brindarle un abrazo a Rodrigo, su pareja, quien evidentemente emocionado, agradeció las muestras de cariño hacia su enamorada. Tras el emotivo recorrido, Cesia Figueroa Astudillo, la “Chica Paty”, fue sepultada en el Cementerio Municipal de La Calera.

Comentarios