Conocí a Patricio Bañados y Augusto Góngora el mismo día

Publicado el at 7:50 am
701 0
Por Roberto Silva Bijit
Fundador Diario “El Observador”

En las primeras elecciones para el retorno de la democracia, en diciembre de 1989, conocí el mismo día a Patricio Bañados y Augusto Góngora. El primero conducía un foro político en Televisión Nacional de Chile y el segundo era el director de dicho programa.

Por mi parte, conducía en el UCV Televisión, los primeros foros políticos que se hicieron en la región, durante ese mismo año. Cuando TVN hizo el foro con los candidatos a diputados de la V Región, me llamaron para actuar en dupla con Bañados en el programa, de tal modo que la conducción la llevara a nivel nacional Bañados y a mí me dieron los temas regionales.

Fue la primera y única vez que conduje un programa en Televisión Nacional de Chile en Santiago. Una experiencia interesante y novedosa. Grandes estudios y mucha gente en torno a las cámaras. Nada que ver con los estudios de la UCV. Lo primero que me impresionó fue tener que compartir la conducción con Patricio Bañados, que en esa época ya era una leyenda, porque el año anterior había sido la voz de la inteligente Campaña del NO contra Pinochet. Con la misma voz profunda y pausada con que hablaba ante el micrófono, me explicó la modalidad del foro y me señaló que debía hacerle dos preguntas, en distintas rondas, a cada uno de los candidatos que postulaban a ser diputados por la zona. Fue muy amable y me trató en forma profesional, no haciéndome sentir ninguna diferencia.

Augusto Góngora fue más movido. Me pidió que nos sentáramos en una pequeña mesita que había en el estudio y me dijo que teníamos la responsabilidad de darle exactamente el mismo tiempo de participación al aire a cada uno de los candidatos. Me explicó que como era el director del programa, no solo dirigiría desde el estudio ubicado en el segundo piso, sino que se quedaría conectado conmigo y con Bañados a través de una “muela”, que es un auricular que le instalan a uno en la oreja y a través del cual el director da instrucciones mientras estamos saliendo al aire. O sea, en vivo y en directo, dándole paso a las imágenes de cada cámara y hablándonos a nosotros de la forma en que debía desarrollarse el foro.

Fue también la primera y única vez que alguien me habló mientras yo conducía, diciéndome lo que hiciera y lo que no hiciera, dando en verdad instrucciones y órdenes, que es lo que se usa en la televisión.

El programa anduvo muy bien. Se respetaron los tiempos y fue entretenido, sin embargo, en un momento le hice una pregunta complicada al candidato Christian Espejo, un abogado que había tenido algunos conflictos en la zona. Espejo me respondió mal y Góngora se indignó y me comenzó a decir en la oreja algo así como “no lo sueltes, vuelve a preguntar, pide respuesta, no lo dejes, cuando uno muerde no debe soltar, dale”, por lo tanto, volví a la carga y no lo solté hasta que respondió.

Desde esa vez, cuando veo a un conductor de programa en la televisión, entiendo que tiene una “muela” puesta y que le dan instrucciones para que haga tal o cual cosa. Es la televisión, que a través del director del programa puede intervenir también en los contenidos y lograr un resultado mejor.

Volví a ver a Patricio Bañados en UCV Televisión, en el famoso Canal 4, donde condujo un programa de historia en el que yo estaba prestando una asesoría. Todo un caballero y un gran locutor. A Augusto Góngora no lo volví a ver, pero su voz con entusiasmo no se me olvidará nunca. Ambos han fallecido en días cercanos y han dejado un profundo vacío en una televisión que ya no volverá, porque los cambios tecnológicos la han llevado por otros caminos.

Nuestro recuerdo y homenaje a Patricio Bañados y Augusto Góngora, por su inmenso aporte a las comunicaciones de Chile.

 

 

Imagen Redes Sociales

Comentarios