Fútbol nacional ruega por recuperación de niño quillotano arquero de la “U”

Publicado el at 05/08/2022
286 0

Deportistas, hinchas y hasta el capitán de la Selección Chilena han enviado palabras de aliento para Aníbal Ortíz, portero quillotano de la sub 12 del elenco universitario, quien sufrió heridas graves en un accidente

QUILLOTA.- Hace poco más de una semana, el pequeño Aníbal Ortíz (12) asistía a clases, como siempre, en el Colegio República de México, de Quillota, y entrenaba en la cancha de su papá, en el centro deportivo “Fútbol Plaza”, ubicado a la altura del paradero 8. 

Hace solo seis días, el sábado, en tanto, estaba en Rancagua, haciendo lo que más le gusta: jugar fútbol y “graduándose” como arquero figura en el empate sin goles de la sub 12 de Universidad de Chile, equipo en el que es toda una promesa. 

Ese mismo día viajó junto a su papá y a su hermano mayor a Talca para presenciar el superclásico del fútbol chileno, el domingo. Era el cierre perfecto para una semana inolvidable. Sin embargo, el final del día fue trágico.

Tras la derrota del club de sus amores, Aníbal emprendió el viaje de vuelta junto a su familia. Subió al auto y se sentó en los asientos traseros. Luego de algunos minutos de viaje, se sacó el cinturón de seguridad para dormir un rato. 

Violento accidente

Más tarde, cuando ya iban a la altura de Llay LLay, su padre, Carlos Ortiz, se distrajo un segundo cambiando la radio. Fue un error fatal: al levantar la mirada, ya tenía “encima” al auto de adelante. 

El golpe fue muy violento.  Se activaron los airbags del Hyundai Accent, y más allá del susto, parecía que él y su hijo mayor estaban bien. Pero el pequeño Aníbal corrió distinta suerte. 

No salió eyectado, pero su cabeza sufrió un muy fuerte golpe. Tanto, que se fracturó el cráneo, a la altura de la frente, y quedó en estado crítico.

Fue trasladado al hospital San Camilo de San Felipe, donde los médicos se enfocaron en salvarle la vida. 

Horas más tarde, la Universidad de Chile, a través de su cuenta de fútbol formativo, dio cuenta del grave accidente, y desde ese momento el mundo del balompié ha orado y enviado energías positivas por la recuperación del talentoso meta quillotano.

Hasta Claudio Bravo envió fuerzas

Programas de televisión, como “Todos Somos Técnicos” de TNT Sports, fueron dedicados al pequeño. En “Los Tenores” de ADN Radio, se habló en extenso de su caso. Millares de mensajes, además, se le dedicaron a través de redes sociales  desde distintas “trincheras” del fútbol.

Entre los posteos destacó uno de Claudio Bravo, capitán de la selección chilena e ídolo de su club archirrival, Colo Colo. “Toda mi fuerza y energía para ti Aníbal, no dejes de luchar”, escribió el bicampeón de América en Twitter.

 

Por otra parte, tanto en el Centro Deportivo Azul, de Santiago, donde Aníbal entrenaba todas las semanas, como en el centro deportivo Fútbol Plaza Quillota, se desarrollaron arengazos, banderazos y cadenas de oración por la salud del muchacho. 

Lo mismo hicieron desde el Colegio República de México, donde, a través de rezos, alumnos, apoderados y cuerpo docente se unieron para pedir por la pronta recuperación del niño. 

Afortunadamente, todas esas energías positivas y la fuerza del joven deportista lograron que -poco a poco- aparezcan señales de recuperación. Esa evolución permitió que el miércoles, en horas de la tarde, fuese trasladado desde San Felipe al Hospital Carlos van Buren de Valparaíso. “Antes no hubiese resistido”, comentó escuetamente el afectado padre.

, Aníbal seguía estable dentro de su gravedad, aunque dando nuevos indicios de mejoría. Desde el día del accidente, sus padres viajan desde Quillota al hospital, a primera hora de la mañana, para estar más cerca de su pequeño guerrero. “Llegamos todos los días muy nerviosos a conversar con los médicos, ha dado pequeñas señales de mejoría”, contó su angustiado padre, la mañana de ayer, antes de viajar al puerto.

Comentarios