Madres caleranas cuentan cómo Teletón apoya a sus hijos

Publicado el at 8:20 pm
368 0

Los niños Sofía Ledesma y Valentino Pujado se atienden en el centro porteño de la fundación

 

Nuevamente, la obra que nació y creció de la mano de Don Francisco -con el apoyo de todos los chilenos- busca llegar a la “meta” y reunir el dinero que se necesita para atender y rehabilitar a miles de niños y niñas a lo largo de todo el país.

Como ocurre con dos pequeños de La Calera: Sofía Ledesma (9) y Valentino Pujado (4). Aquí, sus familias cuentan lo que significa para la recuperación -y los sueños- de ambos, la tremenda labor benéfica que lleva adelante La Teletón.

UN “EQUIPO MARAVILLOSO” PARA VALENTINO

Daniela Carrillo Orlandini es la madre del pequeño Valentino Pujado Carrilo, quien nació prematuro hace cuatro años en el Hospital Clínico en Viña del Mar. Estuvo 60 días internado en la Unidad de Neonatología del centro de salud.

El embarazo de Daniela Carrillo fue complicado y al nacer su madre pensó que su principal problema sería el hecho de nacer prematuro -31 semanas-, pero a los tres meses, se dio cuenta que el desarrollo de su hijo era demasiado lento, algo de lo que también se percató la pediatra.

El pequeño debió realizarse varios exámenes, los que arrojaron como resultado una mutación genética, asociado a una discapacidad generalizada por el síndrome cardio-facio-cutáneo, que provoca que Valentino tenga epilepsia, miocardiopatía y daño neurológico.

Ese diagnóstico hizo que la pediatra derivara a Daniela y a su hijo a la Teletón. “Nosotros siempre vimos a Teletón desde la otra vereda. Yendo al banco a donar, sacarse una foto con la pulserita y la sensación de deber cumplido por el año”, comenta.

Valentino ha sido atendido sagradamente cada semana en el Centro de Rehabilitación de Teletón en Valparaíso desde que tenía cuatro meses y su madre no duda en valorar lo que significa eso para su hijo. “Cuando llegas se te asigna un equipo de trabajo. Una fisiatra, fonoaudióloga, kinesiólogo y otros profesionales. Nosotros tenemos un equipo maravilloso, que te ayudan en todo sentido”, explica Daniela Carrillo.

Después de casi dos años con terapia vía online, debido a la pandemia, hace unos meses retomaron su presencia directa en Teletón Valparaíso, a la que Valentino acude con su madre o sus abuelos, cuando por trabajo ella no puede hacerlo. “Aunque nosotros somos afortunados y podemos costear algunas cosas, Teletón nos da todo gratuito, equipamiento, colchonetas, corsés”, comenta, junto con agregar que “Teletón nunca te ilusiona. Son honestos respecto lo que tu hijo puede lograr”.

SOFÍA YA “SALTA CON SUS DOS PIES”

Gabriela Geldes Fuentes es la madre de Sofía Ledesma Geldes de 9 años. Desde que tiene dos años, la pequeña Sofía es atendida en Teletón Valparaíso.

Tenía esa edad, cuando comenzó a dar sus primeros pasos, sus padres se dieron cuenta que tenía dificultad y siempre se caía hacia el mismo lado. Luego de ser evaluada por una neuróloga, se le diagnosticó una hemiparesia leve izquierda, lo que le afecta la motricidad fina y la coordinación mano y pie.

Esta madre calerana ya conocía el trabajo de Teletón, ya que su hermana menor asiste hace años, aunque reconoce que vivirlo con su hija fue diferente.

Después de casi siete años de atención en Teletón Valparaíso, Gabriela no duda en confirmar los avances de su hija, gracias al trabajo de los profesionales del centro de rehabilitación. “Ella ha progresado mucho. Salta con sus dos pies, tiene más coordinación, se desenvuelve de manera prácticamente normal ahora”.

Gabriela Geldes valora “el cariño que entregan todos en Teletón, desde la persona que te hace el aseo hasta el doctor principal que ve a Sofía, la entrega es total. El trabajo que ahí se hace es maravilloso”.

La pequeña Sofía –que estudia tercero básico en el Colegio Teresa Brown de La Calera- sigue asistiendo al Instituto Teletón en Valparaíso, hasta donde se traslada desde Artificio junto a su madre. Gabriela comenta que, la campaña televisiva de estos dos días, donde todos hablan de Teletón, no se vive de manera especial, porque “Teletón debería ser todo el año. No solo dos días. Lo que se invierte en cada niño, versus lo que se recolecta en estos días, no es ni un tercio de lo que se gasta anualmente en todos los pacientes que Teletón atiende”.

Gabriela Geldes y su hija Sofía, quien desde los 2 años se atienden en el Instituto Teletón de Valparaíso.

 

Daniela Carrillo asiste a Teletón desde que Valentino su hijo tiene cuatro meses. Valora el gran trabajo que realizan los profesionales que lo atienden.
Comentarios