Mujer trans golpeada en Quillota: “¡Basta! Somos seres humanos y queremos vivir en paz”

Publicado el at 17/12/2021
6891 0

Reacciones de diversas organizaciones de Quillota y de fuera de la comuna se han generado en apoyo a Katherine Guzmán Huerta, de 41 años, mujer trans que fue brutalmente agredida el jueves de la semana pasada en el Parque Aconcagua de Quillota, pero cuyo caso se conociera ayer, por una denuncia pública hecha por el Movilh, que fue reporteada y publicada por Observador.cl.

La golpiza se produjo a plena luz del día, cuando un hombre simuló estar interesado en una cita con Katherine, quien es muy conocida por ser trabajadora de una empresa que presta servicios de aseo al Hospital San Martín de Quillota. Sin embargo, una vez en el lugar, el sujeto mostró sus verdaderas intenciones y le propinó varios golpes en su rostro y cuerpo, provocándole graves fracturas.

LEA TAMBIÉN: “MUJER TRANS RECIBIÓ BRUTAL GOLPIZA EN PARQUE ACONCAGUA DE QUILLOTA”

VÍCTIMA: “BASTA CON NOSOTRAS, SOMOS PERSONAS”

Esta mañana, la víctima de este hecho de violencia conversó con Radio Quillota y El Observador, explicando algunos detalles que conmueven, por la agresividad y la personalidad del hombre que la atacó.

“Cuando nos reunimos, vi que el gallo estaba drogado o algo así. Quería tener sexo, peor yo sólo quería una amistad. En eso andaba, simplemente detrás de una amistad. Cuando me di cuenta de su sus intenciones, tomé mi bolso y de ahí no recuerdo más“, parte relatando.

Katherine Guzmán Huerta tiene 41 años y trabaja en el Hospital San Martín, donde atendieron sus lesiones, en primera instancia.

 

Según rememora, fueron los guardas del lugar quienes le dijeron que, en un principio, no se dieron cuenta de lo que pasaba porque “ellos me cuentan que el tipo pasó como si estuviera trotando, pero al rato después bajé al parque y pensaban que yo estaba bebida por cómo caminaba, pero al tiro vieron que en realidad estaba herida. Ahí llamaron a Carabineros y me llevaron a urgencias”.

Desde que se conoció la triste noticia, sus compañeros del Hospital San Martín y diversas organizaciones sociales, de disidencias y diversidades sexuales, fundaciones, entre otras, han manifestado su solidaridad con la quillotana, que debió pasar cuatro días internada en el Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso, por las lesiones que sufrió.

Construyendo fortaleza y tratando de superar el miedo, Katherine Guzmán reconoció a El Observador que le costará volver a confiar:  “Quiero hacer un llamado a cuidarnos, a no confiarnos tanto a la hora de ver a una persona y querer conocerla. Yo buscaba amistad. No estaba buscando nada más“.

También envió un mensaje desesperado de respeto hacia las mujeres trans y todos quienes necesitan vivir, tranquilos, su sexualidad: “Quiero decir a los homofóbicos: ¡Basta con nosotras! ¡Somos personas, seres humanos! No somos malas personas. Llevamos una vida común y corriente, sólo queremos vivir en paz”.

Comentarios