No son lo mismo: confundir la “fragata portuguesa” con una medusa puede ser peligroso

Publicado el at 05/01/2022
3798 0

Ambas especies son parientes lejanas, pero al tener ciertas similitudes, sobre todo, por los tentáculos urticantes, pueden resultar en confusiones. Incluso, las fragatas portuguesas son conocidas como “falsas medusas”

REGIÓN.- Durante las últimas semanas ha habido avistamientos de las peligrosas fragatas portuguesas e –incluso- se decretó el cierre de balnearios en Viña del Mar, El Tabo y Puchuncaví, que ya fueron reabiertos.

VER TAMBIÉN: Levantan cierre provisorio de playas de Viña del Mar, El Tabo y Puchuncaví

Sin embargo, debido a la gran similitud de estas especies tóxicas para el ser humano con las medusas -que son menos peligrosas-, expertos entregan consejos para caracterizar e identificar las diferencias entre ambas.

La doctora en Zoología e investigadora en Desarrollo y Genética del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la Universidad de Valparaíso (CINV), Kathleen Whitlock, explica que ambos animales son primos lejanos y comparten algunas características, como los tentáculos urticantes, llamados nematocitos.

Sin embargo, las fragatas portuguesas son organismos coloniales –llamados científicamente sifonóforos-, es decir, resultan de la unión de muchas unidades pequeñas, llamadas zooides. Son conocidas como “falsas medusas” y pueden desplazarse a grandes distancias, sin voluntad propia, debido a las corrientes marinas y la ayuda del viento. A diferencia de las medusas, que nadan ellas mismas.

Asimismo, la dra. Whitlock asegura que existe un manto de misterio sobre los hábitos de reproducción y las edades tempranas de estos organismos, que –se estima- viven alrededor de un año.  En tanto,  los tentáculos de la fragata portuguesa pueden alcanzar hasta 50 metros de largo, llenos de terminaciones que inyectan una neurotoxina.

Este veneno,  al igual que el de las medusas, produce heridas estilo quemadura, que provoca dolor intenso. No obstante, la picadura de la fragata portuguesa es potencialmente mortal para los humanos, ya que además de las molestias en la piel, puede acarrear problemas respiratorios y paros cardíacos.

La doctora Withlock aconseja no acercarse a estos animales, aunque estén muertos o en la arena, ya que los tentáculos no pierden su capacidad de envenenar y que han aumentado sus avistamientos en las costas nacionales debido al cambio climático y la depredación de sus enemigos naturales, tales como las tortugas bobas y el pez luna.

“El calentamiento global ha provocado una elevación de la temperatura en los mares y al mismo tiempo una falta de oxígeno en el agua. Las fragatas portuguesas se ambientan muy bien a estas condiciones, de hecho son originarias de zonas tropicales y subtropicales. Estos animales tienen tolerancia a bajos niveles de oxígeno. Por otro lado, la reproducción y el crecimiento de esta especie también están relacionados con la temperatura: a mayor temperatura permite un crecimiento más rápido”, confirma la experta.

Comentarios