Pena silenciosa: ¿Cómo detectar si nuestros hijos sufren violencia escolar?

Publicado el at 8:41 pm
373 0
El aislamiento y los cambios de conducta son claves para detectar una posible depresión por acoso escolar. La psicóloga María Fernanda Bórquez Silva nos enseña a qué síntomas hay que estar alerta, como también el trasfondo de quienes ejercen bullying

La violencia escolar tiene varios datos que preocupan: en los establecimientos educacionales de Chile, un 61%  de jóvenes ha sido maltratado o intimidado con insultos, un 41 % ha sufrido exclusión, mientras que un 33% pasó por alguna experiencia traumática de agresión física. Así lo retrata el Documento Técnico: Bullying y Ciberbullying, que realizó el Instituto Nacional de Juventud (INJUV).

Uno de los signos más comprometedores del estudio, arrojó que solo un 25% de los escolares que sufrieron bullying le contó a su familia, no obstante, un 30% decidió callar. Este silencio puede estar gatillado por el miedo o la vergüenza, lo que puede sumergir a estudiantes en afecciones que dañan su salud mental con la posibilidad de terminar en depresión.

De estos grupos, un 7% asumió que las consecuencias les impidieron su desarrollo como personas.

El informe del INJUV se basó en la experta en violencia escolar, Rosario Ortega Ruiz, para definir tres puntos importantes que caracterizan al bullying:

  • Debe existir una relación asimétrica de poder
  • Comportamiento negativo intencional de un acosador (o acosadores) a una víctima (o víctimas)
  • Conducta reiterada

¿A qué síntomas debo estar alerta si mi hijo/a sufre de violencia escolar?

Como se trata de penas que se viven en silencio, detectar el problema a tiempo es fundamental. Observador.cl conversó sobre esto con la psicóloga de Villa Alemana, María Fernanda Bórquez Silva, quien advierte que “siempre hay síntomas que nos pueden ayudar a detectar si nuestros hijos e hijas están en una situación de acoso escolar”.

“Pero el tinte más importante es tener claridad en sus personalidades y comportamientos. Un síntoma muy común es el aislamiento o la disminución de contacto”, explica.

VER TAMBIÉN: Violencia Escolar: ¿cómo enfrentarla de forma integral?

Muchas veces, las familias tienden a confundir ciertas conductas con cambios hormonales o la llamada “edad del pavo”. Pero en otras ocasiones pueden ser síntomas de que algo puede estar pasando en la escuela; por lo que mantener la comunicación y la confianza es clave para tener una medida preventiva de la depresión.

También hay otras señales, como las enfermedades psicosomáticas (dolor de estómago, dolor de cabeza), las fluctuaciones emocionales, las reiteradas excusas para no asistir a la escuela, como también actitudes más bien de tipo introvertido (que tiendan a esconderse, a cubrirse el cuerpo, por ejemplo). Puede que finalmente no sea acoso o bullying, pero es importante estar alerta y comunicar a la escuela sobre la situación que presenta”, agrega María Fernanda Bórquez.

Señales de violencia escolar en niños introvertidos

La experta señala que jóvenes con personalidad introvertida tienden a somatizar sus emociones. A eso se debe prestar mucha atención, principalmente mirando cómo se desarrollan con otras personas que no sean del círculo familiar.

“Si existe validación desde el hogar pero no desde terceros, posiblemente presente una alteración conductual al momento de salir de su zona de confort, lo que posibilita una detección temprana del acoso del cual podría estar siendo víctima”, detalla.

Violencia escolar y la depresión

La psicóloga comenta que “la violencia en todo contexto puede llevar a un trastorno depresivo, sobre todo en pleno desarrollo donde los jóvenes e infantes aún están en proceso de estructuración psíquica y en la conformación de una identidad propia”.

“El hecho de estar en construcción del autoconcepto y que de pronto comiencen episodios de hostigamiento o inclusive agresiones ante la corporalidad o personalidad, puede confundir y generar un cuestionamiento real sobre el posicionamiento que tiene para con la sociedad”, enfatiza María Fernanda Bórquez, quien además es magistrada en psicología clínica mención social jurídico.

En esos casos la vinculación con la escuela es esencial. Ahora bien, la experta también aconseja:

  • No sobreproteger
  • No sobrereaccionar ni imponerse en el rol de madre o padre
  • Mantener un clima de confianza

Después de todo, son los hijos e hijas quienes están vivenciando aquello, lo que despierta sensaciones de vulneración y vergüenza “por lo que es importante hacerlos sentir parte del proceso, preguntar por su opinión y las decisiones desean tomar”.

violencia escolar acoso escolar
De quiénes han denunciado, el 75% declara que fue a sus padres, el 40% a un profesor del establecimiento y el 15% al director de su institución

¿Es buena opción cambiar de colegio?

Según explica la profesional a Reportaje PM de Observador.cl, hay que tener ciertas consideraciones antes de decidir que la solución a la violencia escolar es cambiar a los escolares de colegio. Ello, porque hay casos en que puede ser perjudicial.

“Si tomamos acciones tan drásticas tendemos a victimizar al menor, lo que podría provocar es que se configure un patrón y que sea nuevamente punto para el bullying. En el caso de tener que cambiar de colegio, se considera importante hacer un acompañamiento y contención, reforzando su autoestima y validando su ser individual”, recomienda la psicóloga villalemanina.

La psicoeducación es vital

Uno de los déficit en las salas de clases, es enseñar a los niños y niñas en la cultura del respeto y la empatía. Según señala la psicóloga, es elemental educar el desarrollo de valores y de habilidades blandas, como la empatía a fin de que puedan acompañar a quienes están pasando por acoso escolar.

Peor también esa educación debe dirigirse a los padres, que sin tener intención de hacerlo, pueden afectar el autoestima de sus hijos.

“También psicoeducar sobre la violencia y en la desnaturalización de comportamientos que promueven dicho acoso. Hay padres que realizan comentarios como ‘estás gordito, deberías comer menos’. Luego, ese niño va a la escuela y los compañeros lo molestan por lo mismo, espacio donde finalmente comienza a naturalizar y a validar que tener sobrepeso está mal y que por esa misma razón pueden acosarte. Finalmente, si seguimos el mismo caso, ese niño/a tendrá mayores probabilidades de sufrir un trastorno depresivo”, advierte.

La vereda de quienes hacen bullying: el ejemplo de Helga Pataki

Pocas veces se empatiza con quien hace “bullying”, pero preocuparse por ellos es muy relevante. María Fernanda Bórquez explica que el entorno y crianza familiar es vital en hijos e hijas que puedan desarrollarse como victimarios.

“Si hay tendencia en ser participantes pasivos de violencia intrafamiliar, donde naturalizan agresiones que tiene el padre con la madre, el aislamiento de las redes de apoyo, en el fondo el menor empieza a integrar estas configuraciones y a repetirlas por ser naturales en el ambiente”. dice.

El primer factor es lo que el niño visualiza en sus figuras de apoyo para resolver problemas, que puede ser por garabatos o agresiones físicas.

violencia escolar depresión por violencia y acoso escolar
Helga Pataki, de la serie “Hey Arnold!” es un ejemplo de cómo un ambiente familiar violento puede afectar al campamiento de los más pequeños y pequeñas de la casa

“Un muy buen ejemplo de estas conductas es Helga Pataki de Arnold, donde ella visualizaba los malos tratos y machismo de su padre hacia ella y su madre, con gran carencia afectiva. Al final ella se expresaba de forma similar con sus pares, insultando y tratando mal a Arnold”, ejemplifica la profesional.

En este caso, quienes son víctimas y victimarios a la vez son quienes más tienen propensión a desarrollar problemas de salud mental, según el estudio de la INJUV.

En caso de necesitar ayuda se puede contactar con el Fono Niños de Chile Atiende, marcando al 147.

Dato: ciberacoso en 100 palabras

El Ministerio de Educación, preparó este documento donde se explica el ciberacoso escolar en 100 palabras. Te dejamos el dato.

PUEDES DESCAGARLO HACIENDO CLICK AQUÍ: Ciberacoso en 100 palabras

 

También puede visitar la Fundación no + Bullying:

Comentarios