Diseñador cambió las maquetas en 3D y hoy se dedica a fabricar muebles personalizados

Publicado el at 10:46 pm
2809 0

Junto a su pareja, Esteban Martínez Ferrari creó “Eureka! Diseño”, un proyecto que nació de la imaginación de cada uno

SAN FELIPE.- Nada le habría hecho creer a Esteban Martínez Ferrari, de 31 años, que luego de estudiar la carrera de Diseño Industrial en la Universidad Mayor en Santiago, se convertiría en un talentoso mueblista artesanal.

Su pasión por la madera surgió mientras cursaba sus años académicos en uno de los talleres de prototipo que ofrecía su casa de estudios. “Entré a un concurso donde hice un prototipo de un auto de Hot Wheels y ahí empecé a tallar más y a hacer trabajos con madera”, cuenta este joven sanfelipeño.

Pero ciertamente, tuvieron que pasar muchas cosas antes para encontrar su verdadera vocación. Realizó su práctica en una empresa que construía muebles en serie para inmobiliarias y luego trabajó durante un tiempo en una agencia de publicidad santiaguina, dibujando maquetas virtuales 3D.

En ninguno de estos dos trabajos se sintió completo y decidido a hacer algo que realmente le gustara, por lo que tomó camas y petacas y se devolvió a su ciudad, San Felipe, pero esta vez no regresó sólo, sino que con su pareja Elizabeth Tamborero.

¡EUREKA! DISEÑO

Arquímides, un personaje de la antigua Grecia, fue la primera persona en usar la expresión ¡Eureka!, cuando encontró la solución a un problema que tenía el rey de su época. Extasiado por haber “dado con el clavo” salió desnudo corriendo por las calles de su ciudad gritando “¡Eureka!” que significa “¡Lo encontré!”.

Lo mismo le pasó a esta joven pareja, que una vez de regreso a San Felipe se vieron donde empezaron. Pero la creatividad fue más grande y convencidos de comenzar con un emprendimiento se les “prendió la ampolleta” y gracias a Arquímides encontraron hasta el nombre de su negocio: “Eureka! Diseño”.

Desde ese momento en adelante no han parado de fabricar muebles. Si bien comenzaron trabajando en diseños de inmobiliaria doméstica, después de un tiempo varias empresas locales vieron el talento en esta pareja y les encargaron todos los muebles de sus negocios.

“Generalmente uno trata de que el cliente sugiera lo que le gusta, hay una conversación donde uno le hace preguntas, para saber las ideas propias del cliente. La idea es interpretar lo mejor posible lo que el cliente quiere”, comenta Esteban, quien agrega que para conocer sus trabajos basta buscar en Facebook el nombre de su emprendimiento.

Comentarios