Impactante: cada día un niño es violado o abusado sexualmente en el Valle del Aconcagua

Publicado el at 12/05/2023
630 0

Desde enero de 2022 a la fecha se han recibido 402 denuncias por delitos de connotación sexual en contra de menores

PROVINCIAS. – Muchas veces, para hacerse una idea de la realidad, se recurre a los números porque las cifras no mienten, y en el caso del Valle del Aconcagua, las estadísticas en materia de delitos de connotación sexual a menores son aterradoras.

A modo de ejemplo basta decir que, en apenas en dos semanas se han registrado dos violaciones contra menores de 14 años;  sin embargo, eso es sólo la punta del iceberg.

La Brigada de Delitos Sexuales de Los Andes de la PDI tiene como jurisdicción todo el Valle del Aconcagua y recibe los requerimientos de las fiscalías de La Ligua, San Felipe y Los Andes.

Su jefa es la subprefecta María Ester Maulén, quien reveló que “los delitos sexuales han aumentado mucho en el valle, especialmente en San Felipe. El 99 por ciento se comete dentro de la familia, los autores son personas vinculadas con los niños o adolescentes, tales como padrastros o abuelastros, por ejemplo. En San Felipe, desde enero, hemos recibido alrededor de 15 denuncias, lo cual es un número alto”.

Abusos de dispararon en pandemia

Si bien no hay estadísticas disponibles por el momento, sí se sabe que durante la pandemia las cifras se dispararon, no obstante, la tendencia al alza se mantuvo luego de levantadas las restricciones.

En término de casos, la Subprefecta Maulén explica que, actualmente y desde enero de 2022 a la fecha, la Brigada tiene 503 causas abiertas por delitos sexuales cuyas víctimas son adultos y menores. De ellas, el 80 por ciento tiene menores involucrados, vale decir 402 casos -cerca de una víctima al día-, y de éstas, 396 son cometidas por integrantes de la familia de los menores.

 

María Ester Maulén
Subprefecta María Ester Maulén, jefa de la Brigada de Delitos Sexuales de Los Andes de la PDI.

“Todas las semanas tenemos concurrencia de delitos de La Ligua, San Felipe, un poco menos de Los Andes, pero sí de Llay Llay, San Esteban, Santa María. Actualmente en la Brigada somos siete oficiales y 11 funcionarios y el personal se hace poco”, asegura la Subprefecta Maulén.

FORMAS DE DENUNCIAR

Según la oficial, la mayoría de las víctimas de este tipo de delitos tienen entre ocho y 15 años, edad en que ya pueden develar que están siendo agredidos sexualmente.

“El victimario empieza como con un juego y los menores somatizan como algo natural que los toquen o abusen de ellos, y cuando crecen se dan cuenta que no es natural y revelan los abusos”, explica Maulén.

En este sentido, la Subprefecta destacó el aporte que significó la implementación en 2022 de la tercera etapa de la ley N°21.057 -que fue promulgada hace cuatro años- y que corresponde a las entrevistas grabadas a los niños y adolescentes para efectos procesales como medio de prueba, lo que permite evitar la revictimización al tener que prestar varias declaraciones, como ocurría antes.

Por otra parte, agregó que actualmente existen tres formas para realizar las denuncias: la primera es que el menor concurra junto a cualquier adulto a efectuar la denuncia; la segunda es asistir junto con un adulto, pero que solo éste declare; y la tercera y más relevante, es la posibilidad de que los menores vayan solos a Carabineros o la PDI a plantear su situación.

De hecho, explica la oficial, “a los niños sólo se les pregunta ‘¿qué me quieres contar?’ y esa denuncia se remite a la fiscalía correspondiente. Aquí se contemplan los delitos de violación, estupro, la sodomía y el abuso sexual en todos sus artículos del Código Penal”, explica Maulén.

Finalmente, la oficial entregó orientaciones básicas para sospechar de un eventual caso de abuso o violación:

“Les diría a los padres y cuidadores que pongan atención en los niños, ellos no van a inventar algo así, a un niño que cambia su carácter, deja de comer o no quiere ir a la casa de un familiar hay que preguntarle qué le ocurre, darle la confianza y no creer que su actitud es producto de cambios de la edad, por ejemplo”, concluyó María Ester Maulén.

Comentarios