Los 499 artículos del borrador de la Constitución la transforman en la más extensa del mundo

Publicado el at 8:20 am
4794 0
Por Roberto Silva Bijit
Fundador Diario “El Observador”

Después de 209 días de trabajo los 154 constituyentes entregaron un extenso borrador de la nueva Constitución. Viajaron hasta las ruinas de la vieja fundición de plata de Huanchaca en Antofagasta, para entregarla desde regiones.

El borrador tiene 499 artículos y 49 mil palabras, lo que la transforma es la Constitución con más artículos del mundo, superando a la de India, que se consideraba la más larga. La de Ecuador tiene 49.523 palabras, la de Bolivia 38.356 y la de Venezuela 34.237.

La Constitución vigente en Chile tiene 31.224 palabras y 143 artículos, habiendo sido modificada desde 1980 hasta ahora por todos los gobiernos que han pasado por La Moneda, siendo la reforma de Ricardo Lagos la más contundente en el año 2005.

Para los expertos la razón de estas constituciones tan largas se debe a que en las sociedades latinoamericanas existe una alta desconfianza frente a las instituciones y para combatir eso se escriben textos muy largos tratando de asegurar una gran cantidad de derechos de la manera más permanente posible, frente a futuros cambios políticos. No ocurre así con las constituciones europeas o norteamericana.

Basta decir que la constitución de Estados Unidos tiene solamente 7.762 palabras y ha sufrido muy pocas modificaciones.

Los problemas de la nueva Constitución nacen desde el mismo momento en que se realiza la elección de los constituyentes, que llevó a la redacción del texto a personas ajenas a todo trámite legal, sin las competencias mínimas para poder ejercer el cargo, entendiendo que la tarea que asumían era muy compleja e importante para el país.

Lo que queda claro es que la Constitución generará muchísimos problemas en relación con lo que los juristas llaman la pirámide normativa clásica, que consiste en ordenar las normas desde arriba hacia abajo, partiendo por la Constitución, después los códigos, después las leyes y finalmente los reglamentos. En el borrador se ha roto la pirámide y se han mezclado distintos temas, que a su vez tenían diferente carácter normativo en la justicia chilena. Una especie de mazamorra (o “todo el proceso sería un cachivache” como señala Ascanio Cavallo, Premio Nacional de Periodismo) que costará leer y entender sus consecuencias, lo que hará más complejo poder tomar una decisión bien informada para poder votar en conciencia.

El domingo 4 de septiembre la decisión en el voto tendrá solamente dos opciones: Rechazo o Apruebo, lo que polarizará a todo el país, generando un ambiente de división que puede ser muy inconveniente para la convivencia democrática. Hasta ahora las encuestas muestran un triunfo del Rechazo sobre el Apruebo, debido principalmente a que todo se hizo con pocos acuerdos y mucha imposición desde algunos sectores de izquierda.

Todo lo señalado es lo que ha llevado a que muchos centros de estudio, incluyendo el Panel Ciudadano de la Universidad del Desarrollo, hayan propuesto un comité de expertos para que redacte una nueva Constitución en vez de aprobar el borrador que se presentó. La universidad llevó el tema a una encuesta y sus resultados señalan que el 59% prefiere el comité de expertos, que el 54% pide que se inicie un nuevo proceso constituyente y el 48% que haya una nueva constitución propuesta por el Congreso Nacional. Todas señales que nos llevan a pensar que hay problemas con el texto propuesto y si a eso sumamos todas las voces que se manifiestan preocupadas, sobrepasadas, en riesgo o sencillamente dispuestas a rechazar, el panorama no está para nada claro sobre el futuro del borrador.

Nunca debió abandonarse la idea que la Constitución es para todos y por muchos años.

 

 

Imagen Redes Sociales

Comentarios