Los tesoros del Valle de Aconcagua: de zafiros estelares y aguas esmeraldas

Publicado el at 10/06/2022
262 0

San Felipe y Los Andes son dos ciudades históricas con un rico legado patrimonial. Cuentan con estructuras coloniales, viñedos, petroglifos y monumentos dignos de admirar

La inmensa e imponente roca cordillerana es lo primero que se ve llegando a San Felipe por el Puente El Rey. Con una cúpula nevada y tejida entre montañas se levanta majestuosa la Cordillera de Los Andes, capaz de abrazar al Valle de Aconcagua por completo. Si bien es mayo, el frío matutino ya empieza a llegar hasta el hueso, pero todo vale la pena con semejante postal de fondo.

La Cordillera desde Cariño Botado/Créditos Aconcagua Digital

Y es que parece irreal que ese extenso cordón montañoso que recorre a Sudamérica pueda encontrarse tan de frente y tan de cerca en esta localidad de Chile. Sin duda alguna es el gran protagonista, pero no el único; porque si en algo brilla este valle es en la abundancia de sus encantos turísticos: astroturismo nocturno, tentadora ruta gastronómica con lo mejor de la zona, turismo aventura para los más osados y mucho más.

La Cervecería del Viento es una parada infaltable en Llay Llay

Entre las provincias de San Felipe y Los Andes se reparten destinos imprescindibles a tan solo 90 kilómetros de Santiago y 105 de Valparaíso.  Aunque lo mejor del Valle de Aconcagua son sus lugareños, quienes con el cariño que tienen por su tierra mantienen la proeza de enamorar con relatos, una copa de vino o el paisaje como testigo a todo aquel que camine por sus calles y senderos.

La reactivación del turismo local

En el último tiempo, la Corporación Regional de Turismo se ha dedicado a fomentar las visitas a esta zona. “La importancia de reactivar el turismo en el valle radica en los emprendedores y empresarios que se vieron afectados por la pandemia. La gente durante estos dos años ha estado encerrado en la casa y tienen muchas ganas de salir y este lugar se posiciona de manera excelente para realizar turismo deportivo, de aventura y rural”, expresó Francisco Godoy Imperatore, gerente general.

La mítica Laguna del Inca ubicada en Portillo, específicamente en la comuna de Los Andes/Créditos CVR

Provincia de San Felipe

Putaendo: la primera ciudad libre de Chile

“Está ubicada en la zona precordillerana y es conocida como la capital patrimonial del Aconcagua y el primer pueblo libre de Chile. Es muy rica en costumbres y tradiciones. A través de cabalgatas y excursiones podrán sentirse parte de un pueblo que tiene una energía única”, dijo Vanessa Salinas, putaendina de corazón y activa guía turística de la comuna.

Calle Comercio de Putaendo o Putraentú (manantiales que brotan de pantanos en mapudungun), en su tiempo, formó parte del Camino del Inca/Créditos Matías Sepúlveda

Putaendo es una comuna pequeña pero llena de vida. Sus casas colorinches con techos adobados -que adornan calle Comercio- junto a una hilera de luces nocturnas, sus murales colectivos, sus pilares coloniales y la tradición del Canto a lo Divino convierten a esta ciudad en una parada obligatoria dentro del valle.

Caminando hacia el centro de la ciudad, a un costado de la Plaza de Armas, se puede observar la estatua de un caballo sin su jinete, la cual simboliza la leyenda local de que “en 1817, el general José de San Martín amarró su caballo en este sitio al pasar con el Ejercito Libertador”, relató Vanessa dueña de Turismo Putaendo.

Puedes conocer más en:

Santa María: Camino Real y un viaje en el tiempo

Por Camino Real es posible divisar una estructura larga y marrón con una gran entrada. Se trata de una casona antiquísima, de 700 metros cuadrados, construida a finales del siglo XIX por el matrimonio compuesto por Serapio Vargas y Filomena Cassoulet. Durante el año 2014, la familia Vargas (descendientes directos) decidió convertirla en un centro de eventos, aunque con la convicción de mantener su esencia colonial.

Hoy en día, el establecimiento tiene por nombre Casona Del Camino Real y puedes revisar sus instalaciones en:

Provincia de Los Andes

La ruta gastronómica de San Esteban: un deleite cargado de tradición

La comuna de San Esteban goza de una característica turística singular: la Ruta Gastronómica que tiene por nombre “Cultura entre ollas y cerros”; donde el vino, la chicha y la cerveza no pueden faltar.

Oda es un emprendimiento de San Esteban. Uno de sus productos novedosos son la mermeladas de pimentón con albahaca y la de ají con nuez

Este itinerario culinario, gestionado por la Cámara de Turismo San Esteban, consta de 11 restaurantes que fusionan a la perfección en sus platos el legado de las comunidades incas y de los españoles . Una valiosa herencia cultural, aparte de los petroglifos y la arquitectura colonial propia de la zona.

Acá te dejamos algunos de los lugares que no puedes dejar de visitar si eres amante de la buena mesa:

In Situ – Viña San Esteban:

Por calle La Florida se puede observar una casona con fachada ocre que reviste las instalaciones de la conocida Viña San Esteban, fundada en 1974 por el puntarenense José Vicente. En este lugar destaca la línea de vinos In Situ, que es internacionalmente reconocida en más de 20 países gracias a su calidad y fiel expresión del terroir (condiciones climáticas) del valle.

“Abrir una botella de In Situ es abrir la esencia del alto Aconcagua, porque aquí estamos en la parte alta del río, a unos 870 metros de altura. En tinto contamos con abundancia de cabernet sauvignon, camembert y syrah; en los blancos lo que más tenemos es chardonnay viognier”, explicó entre los viñedos Angelina Morelli Espinoza, guía turística de la empresa, quien además mencionó que el 98% de la producción es para exportación.

Un recorrido por Viña San Esteban a través de las parras altas de uva tipo “Red globe” y “Thompson” sin semilla/Créditos CVR

El lugar cuenta con 160 hectáreas en las que abundan parras altas que dan uvas de mesa y parras bajas utilizadas para el vino. Avanzando por estas tierras verdosas es posible adentrarse a la planta de producción que huele a uva fermentada con levadura “Acá hay una capacidad para dos millones y medio de litros, entre blancos y tintos que por lo demás tienen procesos distintos”, dijo Morelli.

Parra “espaldera”, utilizada para producir uva vinífera/Créditos CVR

Francisco Godoy Imperatore es enólogo y gerente general en la Corporación Regional de Turismo en Valparaíso. Él, en medio de la degustación de un chardonnay, entregó las siguientes recomendaciones para catar: “Hay que fijarse en tres cosas principalmente, en la vista, gusto y olfato”.

  • Primero vemos que esté cristalino, que no tenga impurezas y que el color sea brillante. Por ejemplo, este chardonnay tiene un amarillo pajoso bien bonito. Se nota que no está muy oxidado, ya que de lo contrario tendría un color más intenso.
  • Para olerlo es bueno agitar la copa para que se liberen los aromas. Con el olfato detectamos aromas a durazno, plátano y vainilla por su guarda en madera.
  • Finalmente lo degustamos en la boca, ingresamos una buena cantidad para darlo vuelta -casi como un enjuague vocal- para sentir en profundidad. Luego, al tragarlo, veremos que el vino es largo; lo que significa que el sabor persiste después de un tiempo en la boca.
Un chardonnay de In Situ/Créditos Claudia Zamora Saavedra

Actualmente la viña ofrece distintas alternativas para visitar sus viñedos, bodegas y vinos.

Restaurantes se unen para ofrecer degustaciones

Una de las dinámicas de la ruta gastronómica es ofrecer degustaciones que sacan a relucir las mejores ofertas culinarias de cada local.

Aquí podemos encontrar crujientes empanadas de queso con pebre del Restorán Lomo House, acompañadas de unas refrescantes cervezas de autor propias de El Chaski.

“La cerveza ‘cacho de cabra’ es de autor. Se hace con vainas del ají que ahumadas forman el merquén. Yo le puse a este brebaje siete tipos de malta, que la hacen tener mucho cuerpo; si la huelen tiene una entrada ahumada con notas de chocolate y es bien especial sentir el contraste picante en la garganta”, comentó sobre su creación Alexis Mimica, maestro cervecero del Chaski con 12 años de experiencia.

Para quienes tienen antojo de charqui, Tata Enrique Restobar ofrece una mezcla con carne de equino, queso de cabra y aceitunas verdes. Ya pasando al plato de fondo, tenemos pernil a la chilena, de Sabores de San Regis; costillar, de Casa de Campo; puré rústico y chucrut casero, joyitas del restorán Termas del Corazón y, finalmente para coronar, una tradicional leche asada de la Casona del Cartero.

Campos de Ahumada a cielo abierto: astroturismo

De noche el cielo se prepara para dar un espectáculo, a fin de sentarse a observar las estrellas junto al relato experto de Yerko Chacón, administrador del Observatorio Arqueoastronómico El Torreom.

Noche estrellada en Campos de Ahumada/Créditos Claudia Zamora Saavedra

Caminar por Campos de Ahumada significa ver constantemente estrellas fugaces surcar el firmamento, la chakana –o cruz del sur- y otras constelaciones perfectamente a la vista de los ojos. Pero si se quiere observar con lujo de detalle, hay a disposición dos telescopios a través de los cuales los cuerpos celestes parecen zafiros brillantes; todo esto en la compañía de las míticas voces de Los Jaivas, las que armonizan el momento con Alturas de Machu Picchu.

¿Sabías que El Torreom está abierto al hospedaje? Cuenta con una habitación en el segundo piso y distintos objetos astronómicos/Créditos Claudia Zamora Saavedra

En el Aconcagua tenemos aproximadamente 270 noches despejadas al año, aquí hay un patrimonio celeste espectacular. Con este cielo ustedes puede ver estrellas con una magnitud de número 6, que son las más débiles que a ojo desnudo podemos observar. Aquí podemos ver hasta 100 mil estrellas y distintas constelaciones”, expresó Chacón, quien además es el encargado del Observatorio Pocuro y director de la Asociación Astronómica Aconcagua.

Turismo en cabalgata

Ubicado en Calle Larga, se encuentra el Centro Turístico Ramón de los Llanos, un lugar ideal para realizar trayectos en cabalgatas, terapias equinas y visitas a la granja interactiva especial para los más pequeños de la familia.

La granja interactiva del Centro Ramón de los Llanos/Créditos CVR

“Uno de los trayectos que tenemos -y que dura tres horas- es hacia el cerro Pocuro, que es un lugar importante de la comuna. Sobre él se tiene la vista total del Valle de Aconcagua”, comentó Claudia Avilés Mondaca, guía turística del recinto.

Centro Cultural y Museo Pedro Aguirre Cerda, la historia del presidente

 “Este lugar, que fue la casa del presidente Pedro Aguirre Cerda, es parte del patrimonio de Chile. Junto a esta edificación está la escuela que él le regaló a su pueblo natal… hasta donde sabemos ha sido el único mandatario que se ha desprendido de su propiedad para construir y regalarle a su gente una escuela; un hecho poético y simbólico”, comentó con orgullo Edgardo Bravo, quien es director del Centro Cultural y Museo Pedro Aguirre Cerda de la Municipalidad de Calle Larga.

Busto de Pedro Aguirre Cerda en el museo que lleva su nombre/Créditos CVR

Visitar este lugar es conectar con la historia del presidente radical, quien fue un acérrimo defensor de la educación en Chile e íntimo amigo de la poetisa Gabriela Mistral. El recinto cultural fue inaugurado el año 2013, luego de  restaurar por un año  la casa natal de Cerda y la ex Escuela Granja de Pocuro. En la actualidad se realizan diversas actividades junto a la colaboración de otras instituciones culturales.

La Laguna del Inca sobre Kayak: turismo aventura

Cuenta la leyenda que esta famosa laguna, ubicada en la comuna de Los Andes, tomó su característico color esmeralda luego que Illi Yupanqui sepultara el cuerpo de su fallecida amada Kora-llé, una princesa inca que cayó de la montaña en pleno rito matrimonial.

Laguna del Inca en otoño/Créditos Claudia Zamora Saavedra

Para llegar a este lugar hay que pasar por la Cuesta Los Caracoles de Portillo, conocida por sus numerosas curvas y su altitud.  Luego de pasar esta zona nos encontramos con el Hotel Portillo, un enorme edificio amarillo reconocido por recibir a cientos de esquiadores que van a entrenar en la nieve.

A un costado -y en bajada- encontramos la Laguna del Inca, que se encuentra a 3.800 metros sobre el mar, sobre cuyas sorprendentes aguas heladas se puede navegar en kayak junto al experto Julio Barrantes.

Los Andes es una zona ejemplar para realizar trekking, actividad en la que destaca la empresa turística Ojos de Agua, fundada el año 2015 por Zachary Gallardo, experto en montañismo.

Conoce más sobre Ojos de Agua en:

 Parque Andino Juncal

“La importancia de este lugar radica en su enfoque, que es 100% conservación de la zona. la idea es proteger el ecosistema que nos rodea. El glacial de acá ha sufrido un retroceso y es el que nos abastece, por lo mismo transmitimos el valor vital del parque para que la gente pueda tomar consciencia”, aseveró Gabriela Rivera, guardaparque del recinto.

“Hotel Mil Estrellas” del parque

Desde aquí se pueden divisar cóndores a lo lejos y hacer camping respetando las normas de la institución. Esta es un área privada con una superficie de 13.796 hectáreas y pertenece a la familia Kenrick desde 1911.

No cabe duda, visitar el Valle de Aconcagua es conectar con la historia de nuestro país y dejarse deslumbrar por los numerosos atractivos turísticos que están disponibles durante todo el año para quienes deseen encantarse con estas tierras sagradas y patrimoniales.

Comentarios