¿Por qué le tienen tanto miedo a la voz del pueblo?

Publicado el at 12:34 am
192 0
Por Roberto Silva Bijit
Fundador Diario “El Observador”

En una voltereta vergonzosa el gobierno propone ahora que el voto vuelva a ser voluntario. ¿Tanto le temen a la voz del pueblo?

Dar un paso adelante y tres para atrás ya parece la lógica de la acción del gobernante. A propósito de una ley para que la próxima votación no sea en un día sino en dos, el gobierno, respaldado por el partido Comunista y el Frente Amplio, ha enviado al Congreso una propuesta para que no exista sanción por no ir a votar. Es decir, si no hay multa por no votar, mucha gente, a la que le repugnan los políticos, no irá a votar y volveremos al voto voluntario.

Esto es un claro retroceso en el fortalecimiento de nuestra democracia. Habíamos quedado en que un ciudadano no solo tiene derechos, también tiene deberes, y uno de esos deberes es ir a votar para ampliar la participación ciudadana en la elección de nuestras autoridades. Con el voto voluntario llegamos hasta un 60% de abstención, con lo cual los electos tenían una muy baja representación.

El voto obligatorio significa más democracia, más gente votando, más nítida la voz del pueblo. Los que quieren voto voluntario son los que sospechan que les irá muy mal si la mayoría vota. Por culpa de mantener el voto voluntario durante tantos años tenemos hoy día más de 20 partidos y la imposibilidad de ponerse de acuerdo entre ellos y darle gobernabilidad a Chile.

Los resultados con voto obligatorio tienen mayor validez, porque la mayoría se pronunció. Proponer lo contrario es tener miedo a una derrota electoral porque vota más gente. Y porque creen, no sin razón, que esa gente no está con los extremos, no está con los oportunistas, no está con quienes usan el poder a su antojo, no para servir sino para servirse.

Lo que está pasando hoy en el Congreso es grave y demuestra lo poco que le importamos a algunos políticos de izquierda, que no temen en proponer algo tan torpe como volver al voto voluntario, para intentar evitar una derrota en las urnas.

Una comisión mixta de senadores y diputados deberá pronunciarse sobre la reforma para hacer la elección durante dos días: el sábado 26 y el domingo 27 de octubre, sin embargo, en vez de proponer solamente la votación en dos días, el gobierno ha metido una serie de artículos que han sido rechazados, como por ejemplo, que no se publique en la prensa ni las listas de vocales ni los facsímiles del voto, lo cual dejaba al margen a vastos sectores de nuestra sociedad que no están familiarizados con el mundo digital. Quisieron vender los bonos de Fonasa solo en forma digital y tuvieron que devolverse y poner en marcha las oficinas para venderlos en forma presencial.

Ahora, en vez de hablar directamente que le tienen miedo al voto obligatorio, están proponiendo que no se multe a los que no vayan a votar. ¿En qué quedamos? Dijimos que lo mejor es el voto obligatorio y ahora porque no les conviene lo quieren cambiar. No pueden tratar así a los electores, nos deben más respeto. Tampoco pueden pensar que nos van a engañar con esa forma confusa de escribir con la mano y borrar con el codo.

No tengan miedo. Dejen que todos vayamos a votar, hagamos valer la sana normativa del voto obligatorio, que lo único que hace es asegurar que los ciudadanos cumplan con sus obligaciones.

Además de ingresar muy tarde la propuesta de una elección en dos días, el gobierno ha cometido el grave error de tratar de incorporar otros temas en el mismo proyecto, pensando que todo se iba a aprobar en forma general, pero no ha sido así y ya ha sufrido varias derrotas legislativas, y así como va, sufrirá también una gran derrota en octubre.

Mientras tanto, los candidatos a alcaldes, concejales, consejeros regionales y a gobernadores, andan muy apurados porque el 29 de julio vence el plazo para que realicen sus inscripciones.

Chile necesita una elección limpia y con todos los chilenos.

Imagen Redes Sociales.

Comentarios