¿Por qué se acaban tan rápido los PCR’s en los operativos de búsqueda activa?

Publicado el at 24/01/2022
2143 0

Hay un mal uso que han detectado principalmente los municipios, con personas que acuden sólo para tener un documento que les permita viajar de vacaciones y -peor aún- empresas que están mandando a sus trabajadores para evitarse el costo del examen

REGIÓN DE VALPARAÍSO.- Este lunes, el Departamento de Salud Municipal de Quillota (autodenominado Salud Quillota) convocó a un operativo de búsqueda (BAC) activa de casos de Covid 19 en el estacionamiento del Condominio “Poeta García Lorca”, ubicado en calle Lorca 808. Es de aquellos donde sólo pueden ir personas que no tienen síntomas, para para ayudar a detectar casos entre quienes no acuden a los centro de salud con características de ser casos sospechoso y actuar preventivamente.

La convocatoria decía: “Desde las 10:15 a las 13:00 horas (o hasta agotar stock)“. La segunda opción fue la que primó. Pero mucho más rápido de lo esperado, pues a las 10:26 llegó un comunicado diciendo que las muestras se habían agotado. El operativo alcanzó a durar sólo 11 minutos.

Esta situación se ha repetido en gran parte de la Región de Valparaíso, teniendo casos muy complejos como las aglomeraciones de personas en Viña del Mar, descuidando la distancia social y con altos niveles de tensión para acceder a una de las tomas de muestra en terreno.

En Quillota, la situación fue más extrema que en otras comunas, pero en la mayoría las búsquedas activas no alcanzan a extenderse por más de una hora. También está el caso de Quilpué, donde el municipio decidió dejar de hacerlas, ante la enorme demanda y los poquísimos PCR que son enviados por la Seremi de Salud.

Observador.cl fue detrás de las razones de este fenómeno, el que no sólo se vinculan al poquísimo stock que deriva la Seremi de Salud a los municipios o los que aplican sus funcionarios en terreno. También incide el uso que le están dando las personas a estos operativos, que están destinados a la población general y se financian con recursos públicos.

VIAJEROS Y EMPRESAS APROVECHADAS

Todos quienes quisieron dar sus comentarios a este Reportaje PM de Observador.cl pidieron reserva de sus nombres. Son personas que están en el “día a día” de la comunicación de crisis, la aplicación de los exámenes y el control del avance del Covid-19 en sus comunas.

Uno de ellos cuenta que, en el caso de Quillota, se están aplicando 100 exámenes diarios en los BAC, que se planifican hasta las 13 horas, pero las personas están llegando mucho más temprano a hacer fila, cuando se informa el lugar donde se aplicará el operativo. El alza grande de personas queriendo hacerse exámenes se da desde hace poco más de una semana, donde se han descubierto prácticas que pueden ser cuestionables.

Eso lo han empezado a notar, con los reclamos de muchas personas que llaman pidiendo sus resultados, pues en varios casaos éstos se han demorado más de tres días (4 es el límite que da el Minsal).

“Hay un factor de origen, que es que no hay stock de PCR suficiente en el mercado. Por eso, en los que aplicamos, se debe priorizar la notificación a los casos positivos o en la gente que se ha atendido en los centros de salud, porque son sintomáticas. Ahí empieza a llamar la gente que resulta negativo, para pedir explicaciones por el retraso y hemos descubierto varias prácticas irregulares, porque son personas que, sabiendo que no tienen coronavirus, porque no han estado en situaciones de riesgo, ocupan los cupos para presentar estos exámenes en el control de los turistas, porque van a viajar por vacaciones”, cuenta una de las fuentes consultadas, que pertenece a Salud Quillota.

En Quillota, un operativo de hoy lunes alcanzó a durar solo 11 minutos.

Luego hay otro factor, relacionado con empresas que emplean personas para faenas de temporada, y les exigen llegar con un PCR realizado. “Muchos otros de quienes llaman, dicen que. necesitan el PCR, porque, si no, no los van a contratar. Y los mismos empleadores los mandan a los operativos. En una comuna vecina, llegó una empresa con vehículos, gente con cascos y overol, unas 80 personas y se instalaron en un operativo con cupo de 100 personas”, dice el mismo funcionario.

El costo para los viajeros o personas que necesitan en PCR por motivos laborales, fluctúa entre los 12.500 y los 25.000 pesos, dependiendo de su son usuarios de FONASA o particulares. En una clínica privada tiene este último valor, en un plan especial para viajeros, donde el resultado está en 48 horas.

VER DETALLE DE VALORES PCR FONASA AQUÍ

Un enfermero que es parte del equipo Covid-19 en Quillota, testimonia que el aprovechamiento de las empresas es muy grande, pues se usan estos operativos públicos, financiados por recursos del Estado, con personas que se presupone sanas, pero como condición para que se adjudiquen algún subcontrato los envían a estas acciones preventivas en terreno. Y eso impide cumplir con el objetivo.

“Hay mucho abuso de empresas que se aprovechan de enviar a su gente que se hagan PCR en la Búsqueda Activa, para ahorrar, y le quitan el espacio al que necesita. La búsqueda activa pretende pesquisar a los asintomático de una ciudad. Las empresas deben tener sus propios sistemas de control de su gente”, dice.

También esto se está dando en los centros de salud que atienden a personas con síntomas. Según detalla, “sus jefes los mandan enmascarados y les obligan a mentir cuando van, por ejemplo, al SAR”.

Otra fuente confirma esta situación, señalando que “les dicen que digan que tienen síntomas y los funcionarios están obligados a recibirlos. Está el ejemplo de faenas mineras, donde deben subir a sus turnos con el PCR hecho; o personas que trabajan en verano en restaurantes y, para trabajar el fin de semana, deben llegar con el examen”.

Un médico del sistema municipal de Quillota cuenta que “se está haciendo costumbre de algunas empresas mandar a sus trabajadores a hacerse PCR, Les dicen que digan que tienen síntomas y, como puedes decir ‘tengo dolor de cabeza y dolores musculares’, no puedes negarte, aunque no tenga fiebre o síntomas respiratorios, pues los antes mencionados son síntomas Covid que no puedes obviar”.

LA CRUZ Y VILLA ALEMANA

En La Cruz la situación no es muy diferente. Los test que llegan desde la Seremi de Salud son poquísimos. Sólo permiten hacer 10 exámenes diarios y se acaban muy rápido. Según explica un funcionario, se citan a una hora específica y los PCR’s se acaban antes, porque debíamos comentar a las 09:30 y la gente llega a las 08:00 de la mañana y antes que empiece el operativo ya no quedan cupos”.

Según explica, la altísima demanda de personas por exámenes se está dando desde el lunes de la semana pasada y se repite el patrón, principalmente con los viajeros que están sanos, pero necesitan la prueba para salir del país. La forma de darse cuenta -tal como en Quillota- es cuando las personas llaman exigiendo sus resultados con apuro.

“Se priorizan los positivos. Entonces empiezan a reclamar por las redes sociales las personas que aún no reciben sus resultados y hay muchos que aluden a que deben presentarlos en sus trabajos y otros para viajar. El tiempo demora depende de la carga de trabajo, porque la prioridad es notificar a los positivos”, detallan desde La Cruz.

Hasta hace unas semanas, la Municipalidad de la Cruz recibía 50 test de PCR, pero la demanda era tan baja, que empezaron a reducirles el stock unidades desde la SEREMI. Pero, desde la semana pasada, la demanda “explotó” y no hay abasto para atenerlos a todos. La solución ha sido adquirir test rápidos de antígenos, que aunque no son lo mismo, dan resultados en 40 minutos y se puede saber si la persona tiene los anticuerpos contra el Covid y eso supone que ha estado expuesto al virus.

“Hay empresas que están mandando a sus trabajadores a hacerse PCR para evitarse el costo. Eso no se puede hacer. Ellos deben financiar los exámenes de su gente”, dice un enfermero.

 

En Villa Alemana, la cosa no dista mucho. Desde la Corporación de Educación y Salud, detallan a Observador.cl que se están haciendo 160 exámenes diarios en los operativos preventivos en terreno. La mayoría, son parte de los adquiridos por al propia corporación, pues desde la Seremi les llegan muy pocos.

“Hacemos el llamado y se entregan números. Los cupos se acaban en menos de dos horas. La gente llega mucho antes y se arman filas enormes”, explican un funcionario de dicho organismo.

Como en Quilpué se dejaron de hacer testeos en terreno desde el municipio, eso también influye en el número de casos detectados, pues Villa Alemana o Quillota (que han invertido recursos y personal propio) son capaces de hallar más casos, sólo porque siguen haciendo los operativos.

El problema es que este mal uso de las Búsquedas Activas, con muchas personas que llegan sabiendo que no han estado en situaciones de riesgo, sino sólo por otros fines, puede impedir que se detecten casos de reales contagiados asintomáticos. Con ello, no se les aísla oportunamente para evitar la proliferación aún más grande de casos.

Comentarios