Sufrió poliomielitis a los dos años y hoy es madre, profesora y empresaria gracias a la Teletón

Publicado el at 05/11/2022
495 0
Paula fuentes y familia

La historia de Paula Fuentes Brito, una mujer que pese a la adversidad se atrevió a ser feliz

Cuando solo le faltaban meses para cumplir dos años, a Paula Fuentes Brito -limachina de la Población Magisterio-, fue diagnosticada de poliomielitis, enfermedad que le causó “tetraparesia flácida”, la ausencia de fuerza muscular en todo su cuerpo.

Sin embargo, la felicidad innata que la caracteriza siguió adelante, así como también lo hicieron sus padres, Carmen y Francisco, quienes el año 1978 la llevaron hasta el Instituto de Rehabilitación de la Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado.

“Llegué cuando la Teletón estaba en una casa en Huérfanos, y justo ese año empezó la Teletón para recaudar fondos, al año y medio nos cambiamos a otro edificio”, expresó Paula, quien se atendió en la institución hasta los 24 años.

Más tarde, en 1982, el instituto abrió sus puertas en Valparaíso, donde Paula encontró una segunda familia que la ha acompañado en los momentos más felices y duros de su vida: desde su formación profesional como analista computacional y licenciada en matemáticas, hasta las muertes de Diego y Maximiliano, dos de sus hijos.

Pese a estas grandes adversidades, Paula, hoy de 45 años, es una mujer independiente que lucha a diario por ir más allá de los límites. Es profesora de educación superior en el Duoc UC, campeona nacional de velero hansa, madre, esposa, escritora y una eterna agradecida de la Teletón, un lugar donde “me enseñaron tanto, lo más importante, a sentirme independiente”.

 

DUELOS Y REGALOS

Paula reconoce que nunca pensó en enamorarse, hasta que conoció a Álvaro, su compañero de vida hace 20 años. Al tiempo, como pareja fueron padres de Diego.

“Diego es el nombre de mi primogénito, quien a los siete meses tuvo cáncer ocular. En ese momento imaginé lo que sintió mi madre 30 años atrás, cuando yo nací… Cuando la naturaleza y la práctica, sin olvidar el consejo de las abuelas, enseñaban a ser madres y -en este caso- a enfrentar la maternidad con discapacidad”, confesó Paula.

A los dos meses, y tras una operación, el pequeño pudo recuperarse del cáncer. Sin embargo, la felicidad de la familia se desplomó cuando su hijo Diego falleció a los dos años tras caer por la azotea, a través de un hoyo que la empresa constructora nunca tapó.

Tiempo después, la pareja esperaba a Maximiliano, su segundo hijo, pero el pequeño falleció faltando tan solo una semana para nacer. “Después de lo que me pasó aprendí que la vida es un regalo, y que nadie tiene comprada la vida o la muerte, si algo tiene que pasar, pasará, aunque una no quiera”, asegura Paula.

Como un acto terapéutico, Paula decidió escribir el libro “¿Por qué a mí me tocó ser feliz?”, el que terminó el año 2015, año en el que se embarazó de Mateo, quien hoy tiene siete años. “El título del libro, si bien suena cliché, es así, porque Dios me ha dado tanto…, fuera de las muertes me ha dado demasiado. Pongo las cosas en la balanza”, reflexiona Paula.

Al respecto, la escritora señala que “hoy puedo decir que ser madre es una decisión difícil, sobre todo para una mujer con discapacidad. Pero, para mí, fue la más gratificante de todas. Con él supe amar como no imaginaba que era capaz, supe disfrutar cada momento con la intensidad que solo estas pequeñas personitas nos pueden enseñar”.

 

GRANDES LOGROS

Superando la adversidad Paula ha logrado hacer de todo, incluso es dueña de “ByPala”, una empresa que habilita espacios para personas con movilidad reducida. A su serie de logros se suma su pasión por el velerismo, deporte del cual es campeona nacional, lo que la ha llevado a participar hasta en Italia.

Hoy Paula es una persona comprometida con la Teletón, institución que sigue visitando hasta la actualidad. “La Teletón no es algo mío, ni de Don Francisco, es de todos. Nunca nadie sabe lo que le puede pasar, las vueltas de la vida, y el regalo que entrega la Teletón a Chile y al mundo no tiene comparación”.

“La gente dice que es puro show, pero el show es para juntar las lucas que se necesitan…, pero si la gente va al día siguiente, va a ver que todos los días está llena”, finaliza Paula sobre la institución que la vio crecer, haciendo un llamado a que las personas apoyen esta actividad de solidaridad nacional.

 

Paula Fuentes a los 5 años
Paula Fuentes, a los cinco años, en plena terapia para su rehabilitación.
Comentarios