Enseñan mountain bike a jóvenes de Llay Llay a través de taller municipal

Publicado el at 10:59 am
1884 0

El instructor Edgardo de la Sotta cuenta que sus alumnos deben aprender mucha técnica para escalar en un deporte que está in crescendo

LLAY LLAY.- Desde 1995, Edgardo de la Sotta practica el mountain bike. Fue en Antofagasta donde este llayllaíno le agarró cariño a la disciplina, que en ese periodo comenzaba a despuntar en el medio nacional. “Cuando yo empecé las bicicletas no eran como las de ahora. Había cero tecnología. Por ejemplo, la peor bicicleta de ahora podía ser la mejor de 1995, jajajá. A la fecha, ha habido un crecimiento abismal”, cuenta.

De la Sotta, actualmente, lidera el taller municipal de mountain bike. “Nosotros no nos dedicamos tanto al tema de las competencias. Esto, para mí, es de meta. Es un estilo de vida. Lo que a mí me apasiona es recorrer senderos; viajar, conocer y abrir nuevas rutas. No me gusta entrenar en un mismo circuito. Conozco todos los circuitos de las dos provincias del valle. En la región tenemos muchos circuitos”, señala.

El instructor manifiesta la enseñanza a nuevos bikers obedece a que “empezamos a practicar con un sobrino y sus amigos. Salíamos a recorrer a Llay LLay. Y hacíamos meta”.

Según De la Sotta, los nóveles cultores del mountain bike no deben saltarse pasos: “Primero, le enseñamos saltos; todo lo básico. Uno sabe lo que va primero y lo que se puede o no hacer”. “Tratamos que todos (los alumnos) tengan mucha técnica”, agrega.

Actualmente, el taller municipal funciona los jueves y sábados, desde las 18 horas. “Al principio, ocupábamos el pumtruck (ubicada en el Estadio Municipal de Llay Llay) para trabajar el tema del equilibrio; pero todos ya pasaron esas etapas. Después de esa instrucción básica, vamos a los cerros de la comuna”, acota. “Lo que todos los amantes de este deporte busca son los simple trucks, que son los senderos; no buscamos caminos anchos de carretera”, agrega.

El instructor indica que un grupo del taller asistió hace poco a una competencia efectuada en Putaendo: “Los chicos fueron acompañados de sus padres, y yo verifiqué si la pista era peligrosa o no. Al final, estuvo súper bueno porque nadie salió lesionado, pese a que era una pista difícil”.

Comentarios